Opinión

Santiago pierde la gran oportunidad de tener al frente de su gobierno municipal a uno de sus mejores hombres

José Tavarez

Un hombre sensible, humilde, humano, cercano, transparente, incluyente, con un incomparable don de gente, afable, de distinción en el trato, constructor de perdurable amistad que se transforma en verdaderos lazos de hermano.

Líder de grandes aportes a su pueblo, de gran compromiso con su desarrollo, de un ejercicio de ciudadanía responsable, forjador de grandes obras en favor de las comunidades, impulsor de grandes cambios, con una visión de desarrollo integral, altruista, colaborador, un extraordinario ser humano.

Santiago pierde a uno de los mejores proyectos para la ciudad.

Los seres humanos somos impredecibles. Decimos ser partícipes de proyectos políticos, proclamamos lealtades a líderes y equipos, cuando estas condiciones se ponen a prueba, los resultados no guardan la coherencia lógica que demanda la fidelidad a una causa.
Quedan como temas de análisis y reflexión multiples aspectos.
De la táctica y la estrategia, de los más efectivos componentes de la semiotica en la comunicación moderna. Del desempeño de los roles en los equipos.
De la coordinación efectiva de los equipos y el trabajo en el Día D”.

Del flujo de la logística a todos los dirigentes, colaboradores, activistas en el tiempo y lugares precisos de forma proporcional a sus aportes reales.

Además de muchos otros factores que generaron distorsión en la gestión del voto en favor de nuestro líder.

Hay que creer en los procesos de auditoría social, en la evaluación del desempeño de cada quién; en la ponderación de esos detalles que sirven de referentes para verificar el comportamiento humano en los diferentes escenarios y calificarlos conforme al puntaje adquirido.
Hay que creer en los componentes de motivación y compensaciones al desempeño de excelencia, así como en la amonestación y observación de aquellos perfiles que suelen fallar reiteradamente, incumplir con sus roles y acumular altas tasas de rechazo producto de sus inadecuadas acciones.

La lealtad es un valor inconmensurable que se construye desde la formación familiar, desde el esfuerzo tesonero, batallador, incansable, ese que suele acrisolar las ideas, los valores y sueños que se arraigan para siempre entre nosotros. Esas son características que adornan a Fernando Rosa, como a ningún otro líder político de Santiago.

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar