Editorial

A propósito del coronavirus

Las autoridades dominicanas, al igual que casi en todo el mundo, han tomado las previsiones recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para contener la propagación del coronavirus que tiene su foco en China.

El gobierno de China merece un reconocimiento mundial por la seriedad con la que ha tomado el tratar de contener en su territorio el virus, llegando hasta a poner en cuarentena una ciudad completa y controlar la movilidad de personas que hayan tenido contacto con el virus.

El costo social y económico que ha tenido que cargar China ha sido enorme con tal de que el contagio no traspase sus fronteras.

Y aún así, se han reportado casos ya en otros países.

En el caso dominicano, las autoridades parece que están implementando con rigurosidad los protocolos para detectar, a la entrada del país, algún eventual caso.

Sin embargo, nada garantiza que no entre a nuestro territorio alguna persona con el coronavirus y se registre algún caso.

También aquí hay que tomar esa situación con la seriedad que amerita, sin crear alarmas innecesarias ni descuidos peligrosos.

Si llega algún caso procedente del extranjero, lo que se espera de las autoridades es una actuación apegada a los protocolos establecidos.

Las informaciones falsas y alarmistas acrecientan el daño que en realidad provoca el coronavirus.

Esperamos de las autoridades que, además de actuar conforme a los protocolos médicos y de seguridad, incorporen la política de informaciones oportunas y veraces como vacuna a las noticias falsas y alarmistas.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba