Opinión

Abel, Leonel y Aladino

Por Charlie Núñez

Hace mucho tiempo, Aladino y la lámpara maravillosa formaban parte del mundo de ilusión y fantasía de los niños, personaje que ha quedado en el pasado.

Héroes como supermán, Batman, hombre araña, etc impactaron luego en nuestra niñez y gran parte de la población mundial.

No sé qué tanto impactaron en el oriente los héroes con quienes muchos de nosotros llenamos esos huecos, aunque existen cientos de estos en distintos lugares y épocas, solo mencionaré a Rambo, terminator y James Bond.

En la actualidad los héroes son más de carne y hueso y salen del mismo seno de los barrios, estos crean sus propias ilusiones y fantasías y salen a mostrarlas al mundo, las sociedades no se fijan que el bebé de un analfabeto convertido en héroe, engendrado con una ilusión creada, te la presentan como los bebés de los príncipes y las princesas.

Don dinero es quien manda y en los barrios han encontrado como el origen del cuento de Aladino, en vez de las mil y una noche, las mil y una forma de hacer dinero y la política es una de ellas.

Cuando ese dinero cae en cantidades industriales en manos de gente inescrupulosa, es igual a cuando caían los elementos necesarios para fabricar una bomba que acabaría con la humanidad y necesitábamos a James Bond o supermán para que detuvieran a los terroristas.

Fuimos defensores de la alianza de la oposición que no se formalizó ni mucho menos se ejecutó de la mejor manera, pero eso es tema de otra entrega.

En mi más reciente artículo, visto lo que sucedió en el proceso pasado, manifesté que procedía una alianza completa y en primera vuelta para así unir esfuerzos que nos permitan tratar de lograr el éxito deseado.

Con toda honestidad, mis expectativas eran mínimas, ya habrá tiempo para que cada quien justifique su papel en este tramo de la historia.

Todo comenzó silenciando los medios de comunicación y comunicadores, compra de adversarios políticos de los principales opositores y de sus aliados, adquisición de las firmas encuestadoras, y al entrar al proceso, integrar el aparato gubernamental con todos sus recursos, nadie se dio cuenta, pero hasta instituciones como la UASD que acostumbra a pagar entre el 22 y el 25, pagó el 16, se habla de la compra del voto, pero ese día se compró todo el que se vendía sin importar el precio.

En un futuro cercano, mucha gente tendrá que justificar cosas y hablar chino con sus jefes políticos.

Muchas de las actuaciones del gobierno, las hubiera ejecutado cualquiera que ahí estuviera, pero la magnitud de lo que se hizo es algo sin comparación en los anales de la política.

Vi un funcionario decir que superaron sus propias expectativas, es que hicieron algo sin calcular las consecuencias, políticos experimentados nunca hubieran actuado con ese nivel de irresponsabilidad.

Ahora bien, Abel Martínez y Leonel Fernández están mirando el toro que no es y hace rato de esto, porque si estuvieran claros, entonces no quedarían bien parados antes los ojos de su pueblo.

Abinader hizo lo que tenía que hacer para arrollar, la oposición no evaluó su realidad y dos hombres con la experiencia de Danilo Medina y Leonel Fernández, permitieron y aportaron para crear un escenario poco alentador.

Si Abinader hizo eso para los alcaldes, qué no hará para su candidatura y para imponer la niña linda de los gobiernos que es el congreso?

La decisión es irnos solos, pa’lante, dirá Miguel Vargas que como la sábana no es de él ni la tira ni la jala, ahora bien, a ambos candidatos les digo, si no tratan de frenar lo que el gobierno hará de nuevo, si no tienen claro cómo llegarán los recursos de la campaña, y si es para seguir haciendo marchas y encuentros sancochándonos en nuestra propia salsa, y dando declaraciones que se quedan dando vueltas en los grupos de whatsapp y redes sociales de los militantes, ya sabrán ustedes para dónde vamos.

Ninguno de los dos posee una lámpara maravillosa, se trata de la realidad y el pueblo se merece algo más que fantasías e ilusiones que se quedaron en las mil y una noche.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba