Editorial

Achicar el Estado

La política dominicana no es complicada porque nuestros políticos lo sean, o sean más torpes de la cuenta, o simplemente les falten las herramientas intelectuales para un papel más efectivo.

Nuestra actividad política es complicada porque más que un combate cívico por el mejor manejo del Gobierno, es una lucha de intereses por el peso enorme que tiene el Estado en todas las actividades de la vida nacional.

El Estado dominicano es el principal empleador del país; es el que maneja más recursos y el que puede distribuirlos aparentemente sin control alguno, por más leyes que existan. El que puede asignar contratos de obras y el comprador de bienes y servicios más importante del país. En una palabra, su actividad e influencia económica es infinitamente superior a la de todos los agentes privados.

Por lo tanto, no es la política, sino el tamaño relativo del Estado y la impunidad que rodea casi todos sus actos, lo que crea el ambiente propicio para esa lucha sin cuartel que es nuestra actividad política.

Achiquemos el Estado y veremos cómo cambia la política.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba