Editorial

Acogerse a los límites legales

Los aspirantes a cargos electivos deben aceptar la separación en el tiempo de sus proselitismos como manda la ley y la Junta Central Electoral trata de hacer cumplir con una secuencia lógica. Su esfuerzo por separar con precisión el accionar electoralista, incluyendo impedir que actos oficiales sean aprovechados para promover candidaturas, merece respaldo de la sociedad y de las organizaciones que rivalizan. Si esta primera fase de lucha electoral corresponde exclusivamente al renglón municipal, son los candidatos de esa condición los que deben dominar los escenarios. El derecho que los liderazgos partidarios orientados a lo presidencial entienden que les asiste de solidarizarse con candidatos de su misma insignia choca con la forma en que está organizado el proceso y lo institucional debe prevalecer.

Los postulantes al Poder Ejecutivo y al Congreso pueden lograr una vigencia anticipada sin irrespetar la forma establecida recurriendo a contactos regionales y sectoriales con sus potenciales votantes en actividad bajo techo, sin pretensión de aglomeraciones y ruidosas movilizaciones callejeras que poco se prestan para la reflexión y análisis de proyectos que deben preceder el acto de votar. Fomenten el debate y la interacción con distintos núcleos sobre los planes e intenciones que ponen en oferta. No debe abusarse de los tropeles, caravanas y pancartas que enfatizan el exhibicionismo sin profundidad.

Fructífera existencia

Las Escuelas Vocacionales de las Fuerzas Armadas y la Policía acumulan una sobresaliente hoja de servicios: su dispersión de aulas por el territorio nacional hace posible que legiones de jóvenes ingresen a actividades productivas en 83 ramas técnicas. Desde 1966 estos centros han ido adaptándose a las épocas. Más de 260 mil estudiantes han completado cursos para su beneficio y en contribución al crecimiento de la economía supliendo mano de obra de alta calificación.

Como apéndices del Ministerio de Defensa resultan una excelente contribución más de los cuarteles y de la disciplina militar al bienestar social y desarrollo humano. El ámbito de las armas dominicanas ejerciendo benéficas influencias sobre la comunidad civil a que se debe, más allá del cumplimiento del deber en defensa de la soberanía.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba