Editorial

Aconseja prudencia

“Vísteme despacio, que tengo prisa”. Es una expresión que se atribuye al emperador romano Augusto, al rey español Carlos III o a Napoleón Bonaparte. Es una frase que aconseja prudencia para evitar los errores cuando estamos apurados.

La expresión se puede aplicar a los actores políticos de la República Dominicana, atendiendo a los acontecimientos en el PLD. A los que se quedan y a los que se van.

Igual al Gobierno, como a la oposición que de pronto tienen que recomponer un escenario modificado. Y la mejor forma de apresurarse es tratar de hacer las cosas bien.

La prisa conduce por lo regular a errores no deseados, que es justamente lo que advierte la expresión que ha perdurado con vigencia en el tiempo.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba