Económicas

Acuicultores preocupados por la venta de pescado importado

La baja inocuidad y calidad del pescado importado preocupa a los acuicultores dominicanos, quienes consideran que se deben reforzar las medidas para incrementar la venta y el consumo del pescado local.

El agroempresario Mauricio de la Cruz calificó hoy como un «abuso» y «un daño al acuicultor local» la venta de tilapias congeladas y otros pescados «de los que se desconoce su naturaleza» en comercios donde hacen pasar estos productos por frescos.

Al respecto, el empresario acuicultor Victorino Rodríguez reconoció que la venta de pescado importado sin debida vigilancia por parte de las autoridades afecta a los consumidores, que no reciben la calidad de lo que están pagando.

«A veces este pescado es de baja calidad y timan al consumidor. Cuando compra una libra a 80 pesos y la descongela, el 45 % de esa libra era agua, pero pagó por ella hasta el doble», lamentó.

De acuerdo con Rodríguez, República Dominicana cuenta con un consumo per cápita de 4 millones de libras de pescado al año, siendo la tilapia el más demandado. Además, su producción depende casi en su totalidad de la crianza para consumo, ya que la captura de pescados en su medio natural es muy bajo.

Las importaciones

Rodríguez enfatizó en la importancia de que los productores actúen unificados para tener una mayor incidencia sobre la política de importaciones de pescado, que tiene un impacto directo sobre el mercado local.

En esto coincidió el consultor ambiental Oswaldo Vásquez, quien explicó que además de la tilapia ahora se están importando doradas, que también se están haciendo pasar por animales frescos.

«Aquí hay restaurantes en los que no sabes si estás comiendo mero o baza, o en los que descongelan una tilapia de dos años y te la venden como fresca», arguyó.

En el marco del evento Aqua Expo 2023, que reunió a poco más de un centenar de productores acuícolas dominicanos, estos coincidieron en que deben asociarse para exigir a las autoridades una mayor vigilancia sobre la venta y distribución del pescado importado del país y un mayor incentivo a consumir el producido localmente.

Reconocieron que la poca articulación ha sido una debilidad del sector acuícola dominicano para exigir a autoridades como Pro Consumidor o el Instituto Dominicano para la Calidad (Indocal) que intervenga al respecto.

Durante el evento, se sugirió tratar este tema a través de una comisión o consejo que se contacte con las autoridades.

Vender más en los barrios

Por su parte, el acuicultor Marcelo Estévez sugirió a sus compañeros del sector a llevar el pescado hasta los barrios, como modo de dinamizar la economía de esas localidades y llevarles «el pescado a la boca» a los consumidores.

«Olvídense de los supermercados, vamos nosotros a colocarle el pescado (a la boca) del dominicano y ustedes verán que no habrá forma de competir con nosotros», enfatizó.

Fuente: DL

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba