Económicas

Alquileres de instituciones del Estado, una carga presupuestaria preocupante

COMPARTIR

La contabilidad gubernamental es un tema bastante espinoso de tratar, máxime si se trata de personas con poca capacidad para realizar “complicadas ecuaciones” como sumar, restar, multiplicar, dividir y buscar porcentajes.

Peor aún, si le toca trabajar con conceptos contables específicos, entendibles solo para los profesionales del área, expertos en estadísticas y administradores, personas que pasan la vida envueltas en el ir y venir de los números y cifras.

Para un neófito en el asunto, se puede perder la perspectiva real de los datos ofrecidos, máxime si trata de una persona que nunca pudo salir del pozo profundo de los yerros y desaciertos matemáticos en el transcurrir escolar y universitario, por lo que pido disculpas de antemano ante la carga exagerada de cifras, números y porcentajes o cualquier error u omisión en los datos.

Pero ciertamente, de vez en cuando y de cuando en vez surgen interrogantes sobre la manera en que el Presupuesto General de la Nación es asignado a cada entidad del gobierno central, autónomas y descentralizadas, así como gobiernos locales, es decir, alcaldías y/o ayuntamientos, para el pago de alquileres y rentas, que se encuentran en el apartado denominado “gastos y aplicaciones financieras” y como sub partida la de “contratación de servicios”.

Lo innegable es, que el Estado tiene una gran carga presupuestaria para honrar los gastos en que incurren muchas entidades, necesarios unos, como es el caso del Ministerio de Relaciones Exteriores (MIREX), con oficinas consulares y embajadas esparcidas por casi todo el orbe, y es la que mayor gasto ha tenido en este renglón en lo que va de año, seguido del Ministerio de Educación (MINERD) y el de Industria y Comercio y Mipymes (MICM).

MAS AQUI

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba