Editorial

Apoyo a las pequeñas empresas

Los gobiernos dominicanos en los últimos años proclaman favorecer a las medianas, pequeñas y micro empresas, bajo el entendido de que ese sector empresarial es el mayor empleador de la mano de obra.

Recientemente el Banco Central dio a conocer la decisión de la Junta Monetaria para liberar unos 25 mil millones de pesos para apoyar a las pequeñas empresas, me­diante créditos que se cana­lizarían en condiciones blandas a través de las organizaciones financieras de segundo nivel como intermediarias entre los demandantes y la banca comercial.

Algunos sectores productivos han planteado que los grandes beneficiarios de ese tipo de apoyo del gobierno al sector empresarial, por lo re­gular son los grandes empresarios que normalmente operan como oligopolios y/o mono­polios, con lo cual se distorsiona el propósito oficial de fortalecer las medianas y pequeñas empresas, las cuales son trabadas y dejadas fuera por los requisitos aplicados por la banca comercial.

Por esa situación las organizaciones que representan el sector de la mediana y pequeña empresa, como Codopyme, plantean la necesidad de que esos fondos lleguen directamente a los productores, a través por ejemplo de Promipyme, de modo que se eviten las barreras que impone la banca comercial y que conducen a favorecer a los grandes empresarios.

La situación pone en evidencia que el modelo de economía dominicana está dirigido a favorecer a los grandes empresarios que monopolizan los incentivos y beneficios que otorga el Estado, fortaleciendo así una economía que consolida a las oligarquías y que condiciona la formación de regímenes políticos autoritarios, manejados por lo regular por caudillos que imponen  la dominación personalista, que ha predominado a través de la historia.

Si queremos fortalecer y consolidar la institucionalidad democrática, los Gobiernos que administran los recursos del Estado, deben pensar en la necesidad de modificar los mecanismos y medios para que el apoyo financiero estatal a los sectores productivos, verdaderamente favorezca a los sectores empresariales medianos, pequeños y de micro empresas.

Esa sería la vía para expandir una clase media nacional pujante que sirva de sustento de regímenes políticos democráticos, respetuosos de la Ley, la Constitución y del estado de derecho. Las oligarquías por su naturaleza son colectivos sociales fomentadores de regímenes excluyentes y violadores de las normas universales que garantizan el Bien Común.

¡Qué se atienda el clamor de los pequeños empresarios!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba