Opinión

Arracan preliminarmente la Fundancion Alina Garcia

Fausto García

“Siempre tengo algo por hacer, pues no tener nada que hacer, es algo por hacer¨. (Fausto García).

Entre las tantas definiciones que pueden darse del cerebro, esta sería para mí, una importante: es una fuente inagotable de ideas. ¡Que maravillo es Dios! ¡Alabado y glorificado sea por siempre!  El día del primer cumple mes de Alina (4/9/2020) di a conocer las razones por las cuales entendía y ahora entiendo aún más, por las cuales era necesario el nacimiento y vigencia de la Fundación Alina García.  Desde ese día varias cosas he hecho y varias ideas han llegado a mi mente, muy especialmente, en estas últimas 48 horas, tanto, que si continuara no se lo que pasaría, por tanto, he decidido por la intercesión de Santa Teresa de Ávila, cuya fiesta pasamos a celebrar en unos 40 minutos en el culto católico, de la misma Alina, ya en el cielo, y en el nombre de Jesús, nombre sobre todo nombre, darle inicio, al menos de manera preliminar.

Ese día decía, entre otras cosas, las siguientes: Alina fue una amante de la literatura en sentido general, llegó a leer varias obras de muchos autores, tenía una capacidad enorme para leer rápido y asimilar. Sé que la idea y ahora intención de la fundación, resultará para algunos, un tanto contradictoria, pero dada la experiencia de fe y oración vivida y compartida por Alina, a raíz de su enfermedad de cáncer, así como su testimonio de abandono en los brazos de Jesús, el cual dejó escrito en una oración, que ya muchos conocen, y por qué no, su aptitud ante tan mortífera enfermedad, soy de los que creen, y conmigo hay otros, que todo esto no debe quedar oculto ni en el olvido, ni mucho menos ella, por lo que fue y sigue siendo, pues ya llamada al cielo, desde allá, contamos con otra santa, cuya intercesión, a la cual acudimos desde ya y acudiremos, es llevar al mundo su experiencia de Dios y el Evangelio de Jesús, para que otros lleguen a sus pies como lo hizo ella. Esto es y será parte de la razón de ser de su fundación. Como dije al terminar la anterior reflexión: ¡Así era ella de especial, hacía que las cosas o circunstancias se entrecruzaran a su favor! ¡Ella vive, créalo!

 

Sé que el mundo vive la peor crisis de salud provocada por la pandemia del covid, la cual parece no acabará tan pronto como algunos esperan.  Sé también, que dicha crisis trajo consigo aparejada un desastre económico que apenas empieza a soltar sus primeras flechas, sobre todo en los países pobres, como las mayorías de Latinoamérica, y el mío, República Dominicana, que no está exento, e igual sé de las múltiples limitaciones en estos tiempos para desprendernos de lo que tenemos para compartirlo con otros, pero “dando es como recibimos y hay mayor alegría en dar que en recibir”, dijo el maestro Jesús, y confieso, que al igual que para otras cosas, soy tímido, para pedir también.  No obstante, por la causa del Reino de Dios, algunas timideces hay que dejarlas, lo que al efecto hago.

 

Por tanto, la Fundación Alina García, ya está en pie, ya empecé a dar los pasos para su registro y legalización, pero en lo que eso llega, ya empezamos a trabajar, contamos con un tanque de oxígeno para prestarlo a enfermos que lo necesiten –ya lo tiene un hermano-; algunos centavos en una cuenta y dos inodoros nuevos en USA; todos mis libros y de los demás hijos que ya no usan están a la disposición para donarles en su nombre a una institución que los pueda aprovechar.  Así que, anímese.  Para casi terminar y para sintetizar en una frase lo que quiero plantear, la elijo de la madre Teresa de Calcuta, la cual, no solo por lo aquí proyectado, sino por un par de temas que se tratarán más adelante y que se vinculan hondamente con el mar, en el lenguaje popular, “viene como anillo al dedo”, pero en el lenguaje de Alina, es lo mismo, ¡ella hace que las cosas y circunstancias se entrecrucen a su favor!  Desde ahora les pido a todos hacer algo, que todos pueden, y es orar por el proyecto, y a los amigos sin ceros (0) que se hagan presentes, ellos saben cómo, de inmediato, no importa con qué, para que queden registrados como los primeros colaboradores de lo que es, entiendo yo una justa causa. “A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.”

 

Sé que lo que hoy inicio en su nombre, no es tarea fácil, pero ninguno de los que han alcanzados las metas, incluidos los que han llegado a la luna y al monte más alto –el Everest- dijeron o pensaron antes de llegar, que fuera fácil. Además, como dice san Pablo “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

 

Quise transcribir lo anterior para recrear en nuestras mentes esas ideas y compromisos, y a la vez, para en función de lo ya dicho, procurar objetivamente y con coherencia, darle vida a ese proyecto tan especial, para mí, y para muchos hermanos y hermanas. De inmediato para entrar en materia, pasemos a ver los puntos cumplidos y los por cumplir desde el inicio de este proyecto. 1.- Arriba constan las pertenencias de la fundación a ese día; 2.- El nombre Fundación Alina García ya fue registrado oficialmente (ONAPI), en fecha 3/10/2020, bajo el No.597204. Fíjese en el último número (4), recuerde que fue su día de partida de este mundo; 3.- La acogida de la idea del proyecto fue significativa por parte de amigos, familiares y hermanos en la fe, quienes aguardaban este momento, que feliz y oportunamente llega, para que puedan hacer realidad sus promesas; 4.- El objetivo de la fundación, además de los motivos indicados, está claramente especificado en el registro del nombre: “Entidad sin fines de lucro, dedicada a la evangelización. Asistencia a pacientes de cáncer y otros”.

 

5.- De todos los medios de comunicación a los que hice referencia en el precitado artículo, la fundación cuenta con: los amables y distinguidos lectores de correos electrónicos y contactos de WhatsApp; el periódico La Información, de Santiagonoticiasentreamigos.com.do; el programa de evangelización por radio más viejo del Movimiento de la Renovación Carismática de la Iglesia Católica, en Santiago, la Región Norte y cuidado si del país, Renovación Carismática en Marcha, –próximo a cumplir 30 años- que se difunde cada sábado de 10-12 del medio día por Radio Norte 720 A. M., del cual la fundación, además de participar los sábados 4to. del mes, es ya madrina con el apoyo económico de al menos una mensualidad en el año; 6.- Ya imprimimos una especie de recordatorios para darlos a los enfermos críticos, por quienes oremos, con una foto de Alina en el frente y en el dorso las imágenes de una cruz y un rosario, usados por ella en los últimos meses, y a los cuales se aferraba hasta dormirse con ellos en sus manos, además de la oración de entrega y abandono que dejó escrita de su puño y letra.

 

7.- Desde España contamos con el apoyo de la Fundación Felicidad Para Todos (https://felitodos.blogspot.com), del amigo y hermano sacerdote Gregorio Mateu, quien tuvo la gentileza de publicar en el último número de su revista Impulsos Educativos, (septiembre-octubre 2020) el articulo o reflexión producida por mi el día del deceso de Alina, titulado Hasta Pronto Alina…Adiós princesa… De paso, sepa don Gregorio Mateu que su fundación tiene las puertas abiertas en el domicilio de la Fundación Alina en Santiago, y gracias por su amistad a distancia por tantos años, con la esperanza de que pase esta pandemia y que Dios nos permita vernos y estrecharnos un abrazo de fundación a fundación, tan fuerte, que se hinche cada corazón.

 

8.- También desde la madre Patria, contamos con la congregación religiosa los Franciscanos de María (FM), con su fundador y director, el padre Santiago Martín, la cual me ha acogido como catequista, y a quien he agradecido y agradecerá la fundación también, haber tenido un pequeño espacio en ella, tanto, que don Santiago se refirió en una homilía y también en un tema de catequesis o reflexión escrita, al llamo de Alina, destacando las escenas de esperanza que vivimos todos y la fe, congregación, cuya espiritualidad me fascina, la del agradecimiento, y que acaba de terminar todo un año, con gran éxito, dedicando 52 semanas a dar gracias a Dios. Y ahora, ya para esta semana, viene con un gigantesco proyecto -me gustaría saber a que hora duerme y descansa mi amigo sacerdote Santiago- el cual, dada su importancia, me permito compartir con ustedes, su invitación, la cual nos cuenta de su contenido y ojalá, puedan ustedes motivarse a participar.  Antes de transcribir, les digo a los FM que por igual, tienen las puertas abiertas en el domicilio de la Fundación Alina en Santiago, y que gracias por su amistad a distancia por estos 3-4 años, y que en fe espero ser uno de los 10 mil consagrados a Jesús y a María, y que ojalá para ese 8 de diciembre del 2021 se haya borrado de la faz de la tierra el virus que trajo esta pandemia, y por igual, podamos darnos un abrazo que entrecruces nuestros corazones y esfuerzos por seguir entendiendo como la madre Teresa de Calcuta,  cuya pensamiento asume la fundación, que:  “A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.” Sin mas y a seguidas, la invitación de los FM.

 

“Querido catequista, este correo es sólo para mandarte un vídeo de introducción al itinerario de consagración que vamos a comenzar en los Franciscanos de María. La situación es muy mala, en el mundo y en la Iglesia, pero no podemos dejarnos vencer por el desaliento. San Pablo pedía vencer al mal a fuerza de bien. Queremos ofrecerle al Señor una multitud de almas que se consagren a Él y a María, a Él como María, para consolar su Sagrado Corazón y para decirle que puede contar con nosotros para seguir evangelizando y ayudando a los necesitados. Pero no queremos que sea una consagración a la ligera, sino algo serio, que nos implique y nos transforme y, por supuesto, dentro de nuestra familia espiritual y con nuestro carisma, el del agradecimiento. Por eso hemos pensado en estas 14 estaciones, a modo de Vía Crucis que nos conduzca a la luz de la consagración, como el primer Vía Crucis terminó en la luz de la Resurrección. Te invito a recorrer este camino durante estos 14 meses y también te invito a que lo difundas entre tus amigos y entre los que pertenecen a tu escuela de agradecimiento, si es que has conseguido formarla. Si alguien quiere unirse a nosotros en esta preparación, recibiría a la vez, cada semana, como tú, el material de formación. Más adelante te iré dando más datos sobre cómo hacer esta preparación a la consagración. Este correo es sólo para darte la bienvenida. En Magníficat el vídeo está en: https://magnificat.tv/es/node/19686/323.   en YouTube en: https://youtu.be/BsX6lWVcxP8

Sueño con terminar este año ofreciéndole al Señor y a la Santísima Virgen, el 8 de diciembre de 2021, al menos diez mil consagrados que le consuelen de tantas ofensas que le hacen y que le hacemos. Sueño con que muchos se levanten de su postración, de su pereza, de su desencanto y le digan a Jesús: “Aquí estoy, como tu Madre, para lo que quieras”. Ayúdame a conseguirlo. Que Dios te bendiga.”

 

9.- La fundación cuenta también con el apoyo de los hermanos de la Congregación San Juan Eudes, especialmente en la persona del joven sacerdote Miguel Marte, actualmente de misión en un país de Centroamérica, discípulo aventajado del también padre español, Ramon Dubert, y de quien tengo gravada en mi mente aquellas visitas que hacía como novicio a la iglesia donde pertenecía, con la inocencia de una vocación tan joven como el mismo, pero que Dios con el paso de los años los ha ido madurando, dando excelentes frutos, y a quien sigo desde lejos, degustando sus homilías dominicales, tal cual lo hace un niño recién nacido, -aprendiz como yo- al amamantarse de los pechos de una madre lechera.

 

Debo confesar, casi al terminar, que nada de esto fue planificado, sino que todo se fue sucediendo, al estilo Alina: ¡ella hace que las cosas y circunstancias se entrecrucen a su favor!  De mi parte no hice más que obedecer y dejar fluir las ideas que brotaban de mi mente como brota el agua de un manantial en lo más alto de la cima, cuando ya la tierra, las raíces de los árboles, ni las rocas, por grandes que sean, pueden contenerla.  Así que, mañana, ya llegó, veo que son las 1:28 a. m. del día 15 de octubre del 2020, día de Santa Teresa de Ávila, fecha en que nacieron los Franciscanos de María (1998), también nace, aunque preliminarmente, la FUNDACION ALINA GARCIA. Por tanto, mañana, perdón, hoy es y será un día especial, sea parte de él, pasando por la calle Beller #67, entre Cuba y Luperon, de la ciudad de Santiago de los Caballeros, Republica Dominicana, llevando o enviando lo que sea y pueda (libros, ropa en condiciones de dar a otros, electrodomésticos, dinero, alimentos crudos, equipos y utensilios para enfermos, y, en fin, lo que entienda puede ser útil a otro. Hemos asumido un gran compromiso y contamos con su gotita de agua. Para envíos y transferencias bancarais, nos contacta, y para orar también por algún enfermo.

 

No se complique la vida, simplemente déjese guiar por el Espíritu Santo y haga lo que este le haga sentir. Para que entienda tal vez mejor el fin de la fundación, le cuento y le adjunto una foto, de un hermano amigo, el “marchante aguacatero”, de quien escribí dos veces hace un tiempo, y de quien tengo que volver a escribir para pedirle perdón públicamente, y a quien vi el día 9 de los corrientes, y al ver su condición y hablar un poco con él, no pude hacer otra cosa, que asumir a nombre de la Fundación Alina García, el compromiso mensual de darle una contribución para pagar la habitación donde vive, próximo al puente Hermanos Patiño en esta ciudad de Santiago de los Caballeros.  Este hermano mide normal -antes de enfermarse- más de 6 pies y ahora como lo ven, mide tal vez la mitad.  Está encorvado, pues los tantos años de cargar frutas y aguacates, mayormente, en la cabeza, le dañaron la columna vertebral y las rodillas, y desde hace unos años, sin familias que puedan ayudarle, sale con su bastoncito a mendigar el pan por las mismas calles de la ciudad, donde dejó los mejores años de su vida y ante la indiferencia de los gobiernos, a quienes esos pobres de Dios, no les importan, más bien les hieden, pero que a la Fundación Alina García, con el apoyo de todos ustedes, si les importan, entre otros, como dice el objeto del nombre. No dejen pasar este día.  Hoy estaré en mi lugar de trabajo, calle Beller 67, donde será también el domicilio de la fundación, habilitando improvisadamente una oficina, y vestido de rosado, su color favorito, presto a recibir sus llamadas y donaciones.  Así que ya saben, en ese aguacatero y en muchos más, son las gotitas de agua que la fundación quiere echar en el inmenso océano de las vidas de tantos hermanos necesitados. Dios les bendiga, feliz resto de día, feliz jueves. faustogarcia2003@yahoo.com; 809-582-6036; WhatsApp: 829-342-5414; dirección: Calle Beller #67, Santiago, República Dominicana. Código postal 51000. En USA: William Rosario (jadihel787@yahoo.com); y María Santos (santos11santos@aol.com). N. B. Pase con lo que quiera, pero pase, hasta con un paño, tela o cinta, rosada, que era su color favorito, para engancharlo en el local. Abrazos. Les dejo, pues las ideas siguen fluyendo y podrían mojar o empapar a muchos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba