Editorial

Asesinadas

Veintitrés mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas son una herida social inaceptable. La sociedad dominicana no puede acostumbrarse a ver en estos crímenes una fría estadística que algunos meses, si hay suerte, baja.

En este primer trimestre de 2021 asistimos impotentes al crecimiento de un 76.92% de feminicidios con respecto al mismo periodo de 2020.

La solución no parece estar cerca, ni aquí ni en otros países más desarrollados en los que se asume que hay una mayor igualdad.

Preocupa el aumento de la violencia en parejas jóvenes, asusta la indefensión de las víctimas que ya se han atrevido a denunciar, que sin embargo viven desprotegidas y que terminan asesinadas por los denunciados y abruma el futuro de los niños huérfanos de la violencia machista.

Los 23 nombres de 23 mujeres asesinadas han sido un recordatorio de que no se puede bajar la guardia, de que los programas contra los feminicidios son claramente insuficientes o no terminan de dirigirse con eficacia y que todavía queda un largo, larguísimo camino para erradicar estos crímenes.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba