Editorial

Bajamos la guardia… ¡Qué pena!

Más de 350 muertes en veinte días de agosto por causa del coronavirus es la más elocuente prueba del ni­vel de letalidad que ha alcanzado la pandemia en el país.

Esta inquietante y luctuosa escalada se registra, jus­tamente, en el momento en que la mayoría de los ciudadanos ha bajado la guardia frente al peligro.

La mayoría, por cansancio, indiferencia o rebel­día frente a las medidas restrictivas, está en fran­co divorcio con el confinamiento, el distancia­miento y el toque de queda.

En ninguno de estos días se ha respetado el enclaus­tramiento nocturno o vespertino (en el caso de los fines de semana) y las reglas del distanciamiento no parecen respetarse en supermercados y otros luga­res a donde la gente concurre.

Pese a que más de 94,000 personas están contagia­das, se sospecha que la cifra es mayor pues, por co­incidencia, ha bajado drásticamente la aplicación de pruebas diagnósticas, que son las que nos pue­den dar una idea más cercana de la realidad.

Las falsas percepciones de que la incidencia malig­na del virus está disminuyendo o que ya tenemos a la pandemia dominada, induce a que mucha gente pier­da el miedo y, de manera imprudente e impensada, haya decidido desacatar las normas de la prevención.

Sin darse cuenta, se están convirtiendo en aliados del Covid para seguir contagiando y matando a más dominicanos. ¡Una pena!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba