Opinión

Catalejo: Abinader en emboscada

Por Anulfo Mateo Pérez

El recién instalado gobierno, encabezado por Luis Abinader, está y estará sometido a grandes presiones políticas, sociales y económicas, lo que podría limitar un buen ejercicio más allá de su voluntad y de quienes acompañarán sus ejecutorias ante un pueblo cansado de tantos abusos y ávido de justicia.

El mandatario hereda una deuda económica difícil de amortizar; un país en crisis y una presión de los dominicanos que viven por debajo de la línea de pobreza, ahora acosados por una crisis sanitaria.

El jefe de Estado hará lo que resulte de sus deseos y lo permitido por las presiones externas, así como las deslealtades de sus adversarios en el PRM, que apuestan a la impunidad de la corrupción peledeista.

Este gobierno tiene algunas ventajas políticas coyunturales, al confrontar con una oposición partidocrática en franco deterioro, arrinconada por el dedo acusador de la sociedad por defraudación del erario.

Sin embargo, la situación del ahora partido oficialista (PRM) no es nada halagüeña, dada sus contradicciones políticas internas y las mal disimuladas rebatiñas por el control de los puestos públicos.

Esa situación es mucho más delicada de lo aparente, porque Abinader es “gardeado” por un caballo de Troya, al que ha tenido que ceder y tendrá que seguir cediendo para evitar la ruptura prematura del PRM.

El sector interno que le adversa, ha logrado importantes cuotas de poder, como el Ministerio de Defensa, en tanto, el Departamento de Estado imperial le impone los titulares del Minrex, PN, DNCD, DNI…

El caballo de Troya tiene fuertes vínculos de cooperación de doble vía con Danilo Medina, como este la tiene o la tuvo con Miguel Vargas, táctica política que le permitió neutralizar al otrora mayoritario PRD.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba