Editorial

Cauto regreso a la actividad

La reapertura de la economía con bien medidos pasos y en un audaz pero firme propósito de lograr una convivencia segura con la enfermedad del Conavid-19 ya tiene fecha específica, con programación de cuatro fases y una primera y desafiante liberación de prohibiciones para específicos sectores a partir del día 20 de mayo. Así lo anunció anoche el presidente Danilo Medina en un discurso de firmes puntualizaciones y llamados al acatamiento responsable de protocolos que mantendrán limitaciones de horarios y operaciones de cuyo cumplimiento generalizado dependerá el avance hacia mayores flexibilidades. El solo hecho de que a partir de esta semana, el transporte colectivo estatal volverá a recorrer rutas es un significativo avance hacia la normalización de actividades.

El jefe del Estado fundamentó la flexibilización en cifras favorables obtenidas en la lucha que el país sostiene contra la pandemia, superando a otros Estados, en alivio a las preocupaciones iniciales derivadas de un coronavirus altamente contagioso y cuya letalidad en República Dominicana está por debajo del promedio mundial. Aprovechó para exhortar con vehemencia a no cantar victoria todavía ni sobrepasar las restricciones de esta primera etapa de desescalada. A tono con la gravedad de la situación, el primer mandatario anunció sustanciales aumentos de la mitigación económica para los sectores más débiles, perjudicados y preocupados por la crisis.

Hablando de alimentación

El “pan de la enseñanza” (elocuente cliché) aparece con menos dolientes en el panorama de inconformidades derivadas de la forzosa inactividad. Millones de estudiantes, a todo nivel, tronchados en el discurrir de los aprendizajes. Vale escuchar a quienes en atención a urgencias y necesidades legítimas quieren trabajar ya. Pero es su deber como padres y tutores de niños y adolescentes sumidos en parálisis agregarles a su causa. Solo un 25% del estudiantado nacional dispone de recursos digitales para lo no presencial. A muchos les cuesta trabajo saciar el hambre de conocimiento, si es que algo consiguen por esfuerzo propio. Falta debatir fórmulas que concilien la necesidad de encender luces del saber en aulas con estrictas medidas contra contagios y haciendo concurrir a clases en días alternados a la mitad de cada alumnado para distanciarlos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba