Editorial

Comencemos a despedir el 2020 y a recibir los vientos optimistas del 2021

Diciembre es el mes de la despedida del 2020. Hay muchos motivos para querer salir rápido de este año que recibimos con esperanzas y despedimos con tantos pesares. La pandemia de Covid-19 nos afectó globalmente y ha representado una paralización de actividades y la muerte de por lo menos 1.6 millones de personas hasta el momento.

Pese a todos los problemas que vinieron acompañando a la pandemia, hemos sacado fuerzas para seguir adelante, y para realizar dos procesos electorales que permitieron el funcionamiento de nuestro sistema democrático y de elección popular, y finalmente tuvimos una transición exitosa, que ha revivido el espíritu innovador y optimista de los dominicanos, y a nivel global hemos visto como otros pueblos han sobrevivido a situaciones riesgosas, como en el caso de los Estados Unidos, que también vivió procesos electorales que resultaron en un cambio de partido en el gobierno y que en enero próximo permitirá la llegada a la presidencia de una persona diametralmente diferente al anterior gobernante.

El 2020 ha sido el año de las mayores destrucciones por el cambio climático, de tragedias terribles como los incendios en los bosques norteamericanos, en Australia y en la amazonía brasileña y sudamericana. El año de ciclones y tormentas que han afectado el México, Estados Unidos, Centroamérica y el Caribe. El año de las plagas de langostas en Africa y del avispón gigante asiático. El año del polvo del Sahara que llegó hasta Centroamérica y el Caribe, incluyendo la República Dominicana. El año del coronavirus.

Los países, universidades, centros de investigación y laboratorios han realizado un gran esfuerzo para aportar una vacuna que ponga fin a la pandemia. Aparentemente el camino está abierto para que, poco a poco, los países vayan vacunando a los ciudadanos más indefensos frente al virus y completen la protección de la población. Se trata de un acto complejo y voluntario, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. Muchas personas se niegan a ponerse la vacuna. El temor, las ideas de conspiración, la ignorancia y muchos otros factores potencian una disciplina díscola con respecto a la protección. Salir del Covid-19 y sus consecuencias tardará todavía muchos años.

Por lo pronto a los dominicanos nos interesa seguir avanzando en la protección de la población más vulnerable. Las autoridades deben trabajar más de lleno en los barrios y comunidades donde hay menos propensión a la protección y falta de información que ayude a la protección de las vidas de las personas y las familias. Las instituciones estatales, los ayuntamientos, organizaciones comunitarias, iglesias, partidos políticos y grupos populares deben trabajar en una misma dirección. El Covid-19 hay que detenerlo tanto como sea posible. Poner atención a los muchos casos de personas en Unidades de Cuidados intensivos, y seguir avanzando en los esfuerzos para que fallezca la menor cantidad de personas afectadas por Covid-19. Que si alguien le afecta el virus sea un episodio pasajero y no una sentencia de muerte.

Tenemos que asumir el optimismo que está transmitiendo el gobierno del presidente Abinader con el turismo, con las actividades productivas, con la inversión extranjera, con la marca país y con tantas otras actividades en las que vemos involucrado al presidente de la República y a los ministros y directores.

Y del mismo modo debemos abrazar la labor del Ministerio Público que busca colocar al país en un nivel diferente al que nos encontramos en materia de corrupción e impunidad. Las acciones que ha puesto en marcha el Ministerio Público son un impulso importante para afianzar la confianza en nuestro Estado de Derecho y en la confianza que ofrece el país a los inversionistas. Del mismo modo, el gobierno del presidente Abinader ha comenzado a establecer controles efectivos, que reflejan una clarísima voluntad política, para evitar el uso de las instituciones públicas como excusa para el enriquecimiento ilícito, y que en el pasado era plato del día, y ahora comienza a resultar extraño.

Comencemos a despedir con optimismo y protección el año 2020, para que el 2021 nos traiga prosperidad, crecimiento, seguridad, salud y un país más confiable para todos aquellos que deseen hacer suyas nuestras ofertas.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba