Salud

Cómo influyen los distintos tipos de alimentos en las alergias

Hace casi dos siglos, en 1819, un médico inglés llamado John Bostock presentó ante la Sociedad Médica y Quirúrgica un estudio pionero titulado “Caso de enfermedad periódica en los ojos y el pecho”. Este trabajo, que pasó desapercibido en su momento, describía los síntomas de un paciente, que no era otro que el propio doctor afectado anualmente por lo que hoy conocemos como alergia al polen o rinitis alérgica, informó Infobae. 

Pese a que no fue tomado en cuenta, Bostock se dedicó a investigar la causa de su enfermedad y llegó a la conclusión de que las partículas de heno fresco eran las responsables de su malestar. Este descubrimiento lo llevó a acuñar el término “fiebre del heno”, una denominación que aún perdura para referirse a esta alergia respiratoria.

Sin embargo, no fue hasta más de medio siglo después, en 1906, que el médico austriaco Clemens Peter Freiherr von Pirquet von Cesenatico introdujo el concepto de “alergia”. Él observó que el organismo experimentaba un cambio tras el contacto con lo que él denominó “veneno orgánico”, ya sea vivo o inanimado. Con esto, se refería a los alergenos, elementos capaces de desencadenar reacciones alérgicas en personas susceptibles. Entre los más comunes se encuentran el polvo, los ácaros, el moho, la caspa de animales y, por supuesto, el polen.

Las enfermedades alérgicas son un conjunto de trastornos inflamatorios crónicos del epitelio de los pulmones, la piel y la nariz, y abarcan desde el asma y la rinitis alérgica hasta la dermatitis atópica. En las últimas décadas, estas patologías han aumentado espectacularmente en todo el mundo y la evidencia sugiere que la dieta y la nutrición desempeñan un papel clave en el desarrollo y la gravedad de las enfermedades alérgicas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba