Editorial

Compromisos con la nación

Editorial  Hoy

El respeto que debe rendirse a representaciones y monumentos que expresan gratitud y honores a las heroicidades de los antepasados compromete en más de un sentido a las autoridades nacionales y municipales llamadas a velar por el buen estado de esas instalaciones y la preservación del orden en sus entornos. Protegidos con dignidad para no convertirlos en puntos de encuentro para la disipación y los consumos que alteran conductas y conducen a exhibiciones que bordean lo licencioso; que alarman y afectan conglomerados citadinos dando motivos a entes estatales a pronunciarse contra la falta de mantenimiento y de vigilancia que evite comportamientos ofensivos en lugares destinados a poner en alto episodios y protagonistas gloriosos de la nación.

En contraste con la desprotección que propicia agresiones firmemente condenadas por la comunidad ocurre en este momento la elevación de plazas públicas a la condición de escenarios tomados por un sector numeroso de ciudadanos, la mayoría jóvenes, que han asumido cívicamente la defensa de las prácticas democráticas y protestan por el vergonzoso traspiés electoral del 16 de febrero pasado. Es esta una forma de reclamar el fortalecimiento de la institucionalidad para contrarrestar de manera efectiva las agresiones a símbolos de la nacionalidad y poder asumir la defensa de los ejercicios libertarios en que se funda la República.

Los préstamos y sus “replays”

Las palabras fáciles que usualmente brotan del Poder para la justificar el endeudamiento público no sirven de antídoto al espanto. Con la misma frecuencia que emerge la retórica oficial aprobatoria, salen a la luz los analistas independientes que han ido midiendo la altura indetenible que de viejo cobra la montaña de cuentas por pagar y que a ojos vista duplica el ritmo de crecimiento de la economía.
Además, para estos tiempos de inminente sucesión de mandatos el gasto social fue hecho subir un 50% en sesenta días, lo que presagia una agudización de déficits en las finanzas públicas. El montón de deudas acumuladas que ha de honrar el país desde el comienzo de la próxima administración recuerda el maletín de facturas enviadas por acreedores que esta misma gestión encontró al nacer en el 2012.

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba