Opinión

Consejos para motivar equipos

Moisés Estévez

“Los logros de una organización son los resultados del esfuerzo combinado de cada individuo”, Vince Lombardi.
Los buenos líderes saben que la clave del éxito recae en las personas y en mantener al equipo motivado. Pero, ¿cómo se consigue motivar a un equipo? ¿Por qué hay personas que siempre están motivadas y otras que sólo ven negatividad en el cambio?
Una de las primeras cosas que aprendí al dirigir equipos de trabajo, es que no está en mis manos -al menos directamente- hacer que las buenas ideas sucedan. Si las personas con las que trabajas no están motivadas, hagas lo que hagas, nunca conseguirás buenos resultados.
La motivación debería ser uno de los grandes focos de atención en las empresas: los equipos motivados tienden a superar con creces las expectativas.

Mantener la motivación, sin embargo, es un reto constante que requiere voluntad, esfuerzo y ciertas reglas básicas que hay que observar:

– Las organizaciones se mueven de arriba abajo. Todo lo que no pase arriba, es imposible que pase más abajo. La alta dirección tiene que saber implicar a los ejecutivos para que sientan que no son meros ejecutores de órdenes, sino que también tienen alto poder de decisión.
– Escuchar y hacer que los colaboradores se sientan implicados y dotarles del espacio y las herramientas necesarias para impulsar sus proyectos con autonomía, es una buena práctica para mantener al equipo motivado.
– Aceptar que, como ejecutivo, siempre habrá cosas que no sepas hacer y deberás apoyarte en la experiencia de otros. Colaboradores que sienten que forman parte activa en la solución de problemas, por lo general, se mantienen más motivados que el resto.
– Crear un clima en el que el trabajo en equipo sea bien recibido y en el que aprendas que, a veces, tienes que dar sin esperar nada a cambio y aceptar que puede haber propuestas que sean mejores que la tuya.
– Promover la felicidad mejora la productividad. Cuando te sientes feliz, tienes mejores ideas, eres más participativo, más flexible y estás más abierto a aceptar las opiniones de los demás. La felicidad, sin duda, está muy relacionada con los resultados positivos de la organización.
– Todos somos humanos y podemos cometer errores; desde el administrativo hasta el máximo dirigente. Aceptar que podemos equivocarnos y aprender del error, es fundamental para progresar y mantener la motivación del equipo.
– A nadie le gusta que le mientan. Ser siempre transparentes con el equipo e ir con la verdad por delante, mejora el clima laboral y evita que se extiendan falsos rumores.
– Reconocer el esfuerzo y el trabajo bien hecho mueve montañas. Sentirse reconocidos es uno de los motores más importantes detrás de la motivación.
“Si estamos juntos no hay nada imposible. Si estamos divididos todo fallará”, Sir Winston Churchill.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba