Editorial

Coronavirus y otros contagios

Lo impredecible en transmisión de virus en un mundo de activa interconexión obliga poner amplitud a la prevención y propósitos de aislamientos trazados ya como objetivos contra una infección de reciente aparición. Otros ataques a sistemas respiratorios acechan o tienen efectos en territorio dominicano actualmente. Procede medir e identificar las variedades del mal que están llevando a muchas personas a consultas en hospitales y clínicas. El perfil epidémico que mostrarían las gripes de apariencia común que proliferan debe darse a conocer al país. Crear en la gente plena conciencia de lo que esté manifestándose a causa de gémenes que se esparcen. Poner cuidado en el manejo de casos diagnosticados con énfasis en ancianos, niños y pacientes de condiciones prexistentes que agravan estados.

Tomar en cuenta las recomendaciones de prevención al contagio que tienen que ver con la higiene y el aire que se respira. Salud Pública debe activar la aplicación temprana de tratamientos antivirales para evitar peores consecuencias; incluyendo en las gestiones de protección toda afección respiratoria. El Gobierno no falla en generar publicidad de autoalabanza e hipérboles para sus metas partidarias de permanencia en el poder. Conviene que con versatilidad y sentido común vuelque parte de su caudal publicitario hacia el fin social de motivar a la ciudadanía a reaccionar constructivamente ante enfermedades.

Hacia tratos justicieros

En correspondencia con los reclamos de estricto cumplimiento del deber y competencia profesional que se formulan a los médicos, es ineludible rodear de dignidad sus ejercicios mediante compensaciones apropiadas, integración junto a sus familias a coberturas de salud y garantías de ingresos suficientes al pasar a retiro. El feliz arribo a un acuerdo entre el Gobierno y el Colegio encabezado por el doctor Waldo Ariel Suero va en una dirección de trato justo.
El Estado debe distinguirse por el buen comportamiento patronal y por ser ejemplo de empleador que reconoce los méritos e importancia de las funciones que encarga a determinados recursos humanos. En sentido contrario, el Erario no debe ser utilizado para prodigar en privilegio sueldos altos que en casos denunciados chocaban con leyes que rigen la administración pública.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba