Turismo

Corporate hotelero: “La fuerza mayor por pandemia no te la quita nadie”

Cláusulas de fuerza mayor por pandemia, contratos muy basados en los resultados, fórmulas variables para alinear los intereses de propietarios y operadores, mayor flexibilidad y pactos previos ante contingencias, serán algunas de las nuevas cláusulas que entrarán a formar parte de los alquileres de hoteles y de la relación entre propietarios y gestores, según apuntan Marc Molas, Managing Director de Financial Advisory de DeloitteInmaculada Ranera, directora general de Christie & Co España y Portugal, y Bruno Hallé, socio de Cushman & Wakefield, en esta charla a cuatro moderada por el director de HOSTELTURManuel Molina. “Los contratos estarán mucho más orientados al variable, con mínimos garantizados con que ambas partes se sientan cómodas, y entenderán que cuando los buenos tiempos vuelvan podrán revisarse al alta”, opina Hallé al respecto.

“El año apuntaba realmente bien, pero desde un punto de vista financiero los que vemos es una estrategia de conservación de la caja y del working capital, y de eliminar los costes operativos innecesarios. Tras los ERTE vemos las negociaciones entre propietarios y arrendatarios, y estamos a la espera de ver cómo evolucionará el mercado… Wait and see“. Así ve la situación actual Marc Molas.

“La palabra clave es visibilidad. La falta de visibilidad nos da una relación diferentes con nuestros clientes semana a semana. A nivel corporativo todo dependerá mucho del oxígeno que puedan seguir teniendo las compañías hoteleras, tanto de gestión como patrimoniales, para seguir aguantando los meses que vienen. Pero no existe visibilidad del desenlace, ni del cuándo ni del cómo”, reflexiona Bruno Hallé.

¿Ha cambiado el perfil de los inversores?

Para Bruno Hallé, hay interés y “desde el minuto uno empiezan las llamadas. Lo que vemos a nivel de producto va a ser muy diferente, el fondo mal llamado “buitre” no hará el agosto, como en 2008-2010, son fondos más conservadores, más a largo plazo… no es un momento en que la banca o los hoteleros puedan poner al mercado productos devaluados”.

Marc Molas considera que “el inversor que se aproxima en una situación disruptiva como la actual es un inversor muy oportunista en su perfil, pero de momento no vemos muchas oportunidades, es muy pronto. En la apertura y estabilización progresiva veremos la entrada de inversores que aportan valor al sistema. Cuándo va a suceder es difícil de saber. Valorar los activos ahora es muy difícil”.

Inma Ranera explica que se empieza a ver “no un cambio pero sí una apertura en el perfil de los fondos. Antes eran más estrictos en ubicación de oportunidades, por ejemplo… ahora vemos más apertura, tienen ganas de mirar más tipos de oportunidades, no solo restrictivos a ciudades clave, sobre todo en urbano por ejemplo. Son más flexibles en la tipología de activos que están dispuestos a ver. También hay pequeños inversores con capacidad para ver activos de forma muy individual. Hay mucha más liquidez en el mercado que en la anterior crisis, y habrá que ver cómo se modula esa liquidez”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba