Salud

Crean ecógrafo pulmonar de última generación frente al Covid-19

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado un ecógrafo pulmonar para la detección y seguimiento del Covid-19. El prototipo, realizado en colaboración con la empresa española Dasel y la Universidad Complutense de Madrid (UCM), combina tecnología de ultrasonidos con procesamiento de imagen e inteligencia artificial. Transmite la experiencia del médico experto a los algoritmos, de forma que va guiando al sanitario en la realización de la ecografía pulmonar y le ayuda a interpretar los resultados. Esta tecnología supone una alternativa a otras pruebas de diagnóstico de imagen, como la radiografía o el TAC.

“La ecografía de pulmón es relativamente compleja y tiene que evaluar todo el tórax, por tanto, lleva bastante tiempo. La idea principal de Ultracov es simplificar al máximo el procedimiento, hacerlo más rápido y más eficiente, para que esté al alcance de más profesionales y en más sectores asistenciales, como en Atención Primaria y domiciliaria o en residencias”, explica el investigador del CSIC Jorge Camacho, del Instituto de Tecnologías Físicas y de la Información Leonardo Torres Quevedo.

Para evaluar el pulmón es necesario registrar hasta 12 regiones en la parte anterior, lateral y posterior del tórax. Un primer algoritmo analiza en tiempo real las imágenes para saber si la sonda está bien colocada en la región correspondiente y si la imagen es válida. Una vez que lo confirma, guarda de forma automática un video, que es procesado por un segundo algoritmo de ayuda al diagnóstico, capaz de detectar y cuantificar los signos característicos de la neumonía causada por el Covid-19.

Finalmente, con los hallazgos de las 12 regiones, se calcula una puntuación que mide el grado de afectación del pulmón y se genera un informe del examen. Este resultado da una imagen completa de la intensidad con la que el coronavirus ha afectado a los pulmones del paciente.

Con esta prueba, que puede repetirse las veces que sea necesaria, el personal médico puede realizar un seguimiento del estado de los pulmones y ver si es necesario intensificar el tratamiento. En el proyecto, que se encuentra en fase de ensayo clínico con pacientes, también participan la Universidad Complutense de Madrid, el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda y el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba