Editorial

Cuarentena y economía

La cuarentena decretada en las naciones  afectadas por el coronavirus, incluida República Dominicana, constituye una disposición de emergencia que tiene efectos devastadores en la economía y el estado emocional de la población, porque la producción ha disminuido de forma significativa y se limitan las libertades de los ciudadanos.

Se trata de la reclusión forzosa domiciliaria de millones de personas, quienes confrontan dificultades para transitar, producir los recursos necesarios para el sustento cotidiano, recrearse y compartir en sociedad; eso es traumático y desgarrador.

Aunque las medidas son drásticas, es la realidad reflejada en el mundo, son imprescindibles para preservar la vida y la salud de la humanidad, porque lo humano es lo más importante de la existencia.

En medio de esta  crisis sanitaria, social y económica es fundamental observar paciencia, conciencia, confianza, colaboración, fe,  unidad y fuerza de voluntad porque juntos hay que vencer las adversidades para retornar a la normalidad.

Una tarea de los estados y de los pueblos es unirse con amor por la vida, la estabilidad económica y el bienestar social, en razón de que todos deben sacrificarse y trabajar sin descanso en procura de superar la calamidad ocasionada por el COVID-19.

Por todos los medios hay que frenar el auge de la pandemia, debido al elevado potencial de contagio del coronavirus y una forma es el aislamiento social de la gente, por tanto, es oportuno adaptarse a la prisión hogareña porque es una de las alternativas más eficaz para contrarrestar la enfermedad.

Es preciso reflexionar y ser consciente para entender  la gravedad de la problemática generada por el virus y dos ejemplos de esto es que al momento de elaborar esta nota editorial se reportaron 13 mil muertos y más de 300 mil infectados; esas cifras asustan y estremecen a la población mundial.

Desarrollar programas solidarios a nivel mundial es indispensable en busca de reducir los estragos derivados del COVID-19, a fin de despertar esperanza y fortalecer los espíritus de hombres y mujeres en aras de combatir el trastorno sanitario que aflige a la humanidad.

Es un gran reto de los científicos avanzar en el desarrollo de medicamentos y vacunas para prevenir, controlar y curar el coronavirus con el objetivo de tranquilizar a una población atemorizada y atrapada en el pánico.

Que se unan, pues, los pueblos para detener el COVID-19.

Mensaje del papa

Alienta la exhortación del papa Francisco, mediante la cual convoca a los fieles a rezar el “Padre Nuestro” y poner en marcha una cadena de oraciones para impregnar fortaleza espiritual en la lucha contra la pandemia del Coronavirus.

Recurrir a la fe es un ejercicio que ilumina una luz que estimula el optimismo en medio del infortunio que padece la población, como consecuencia de la expansión del mortífero COVID-19.

La creencia ayuda a incentivar la positividad y esto es trascendental en este momento de angustias y temores producto de la catástrofe que golpea a la población mundial.

Poner en práctica la propuesta de su Santidad,  inspirará a los cristianos a elevar súplicas por la salud y la salvación de la humanidad.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba