Editorial

Cumbre COP25

El liderazgo mundial ha sido convocado a la XXV Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), que se inauguró hoy en Madrid, a la que asiste el presidente Danilo Medina, un renovado esfuerzo por crear conciencia sobre la acelerada alteración climática que genera el modo de producción y consumo energético en todo el planeta.

En esa cumbre, a la que participa más de medio centenar de jefe de Estado y de Gobierno, serán notorias las ausencias de los presidentes o primeros ministros de Estados Unidos, India, China, Rusia y Brasil, entre otros líderes de países señalados como los más contaminantes o que tutelan reservorios ambientales.

Hace casi veinte años que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) advirtió sobre aumento de la temperatura, en un 0,6% y crecimiento del nivel del mar entre 10 a 12 centímetros, a causa de las emisiones industriales. El calentamiento global a nivel mundial ha sido definido como alarmante.

Una investigación reciente concluye en advertir que: “El calentamiento del sistema climático es inequívoco, y desde la década de los cincuenta, muchos de los cambios observados no tienen precedentes en decenas de miles de años. La atmósfera y los océanos se han calentado, las cantidades de hielo y nieve han disminuido, el nivel del mar ha aumentado, y las concentraciones de los gases de efecto invernadero han aumentado”.

Hay razones para la alarma por el acelerado deterioro de la capa de ozono y el trastorno al efecto invernadero que producen los gases industriales y de otra naturaleza que se generan en todo el mundo, especialmente en naciones altamente desarrolladas o de economías emergentes.

De lo que se habla es de falta de agua potable, grandes cambios en las condiciones para la producción de alimentos y un aumento en los índices de mortalidad debido a inundaciones, tormentas, sequías y olas de calor, por lo que se advierte también que el cambio climático no es un fenómeno sólo ambiental sino de profundas consecuencias económicas y sociales.

La Organización Mundial de la Salud ha advertido sobre aumento de la malaria, de la desnutrición y de las enfermedades transmitidas por el agua, lo que pone en riesgo la vida de millones de personas en todo el mundo, especialmente en naciones pobres o de condiciones vulnerables.

Por todo lo antes expuesto, se define como altamente importante la Cumbre COP25, que se inauguró hoy en Madrid, con la esperanza de que las principales economías del mundo entiendan de una vez y por todas que el peligro de cambio climático es una realidad que amenaza la supervivencia en el planeta.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba