Editorial

De nuevo a las urnas

 Más de siete millones de dominicanos están convocados para concurrir ma­ñana a las elecciones municipales ex­traordinarias y ojalá que la mayoría lo haga para darle valor y fuerza a su de­recho a elegir, mecanismo por excelencia de la demo­cracia.

En la medida en que la mayoría lo haga, en esa medi­da se hará más fehaciente el ejercicio de la voluntad popular. Es preferible que la elección de los ganadores a alcaldías y regidurías sea el resultado de la opinión mayoritaria de los electores.

Como estas elecciones debieron celebrarse el 16 de fe­brero y quedaron suspendidas cinco horas después de abrirse los colegios de votantes a causa de unas fallas técnicas en la plataforma del voto automatizado, las de hoy son, en los hechos, el reinicio de aquellas.

Por tanto, todo el entusiasmo que animó a millares de dominicanos a acudir a esa primera consulta malo­grada debe reavivarse en el día de mañana, pero ba­jo mayores condiciones de seguridad del proceso, más orden en las votaciones, más transparencia y más lim­pieza en los escrutinios.

Eso es lo que aspiran los electores. Que su derecho al sufragio no sea interferido o interrumpido por una tri­quiñuela fraudulenta, por una compra vil de su con­ciencia, ni mucho menos que al ejercerlo en condi­ciones normales sea objeto de algún truqueo en la computación.

El trauma que causó la elección interrumpida del 16 de febrero fue tan ostensible que un significativo seg­mento de la juventud emergió de golpe en el escena­rio, algo inédito, para reivindicar el respeto a su dere­cho al voto.

Desde entonces, el país ha estado atento a los prepa­rativos y previsiones que tome la Junta Central Electo­ral para garantizar que en las de mañana no se repita el fiasco.

Como se utilizarán boletas físicas, no electrónicas, el conteo de los votos será menos rápido. Las lentitudes en la difusión de los escrutinios siempre generan más aprehensiones y dudas en un electorado expectante.

Ojalá que tanto la JCE como los partidos y sus delegados se esmeren en asegurar el cumplimiento de las reglas de los colegios en cuanto a horarios y procedimientos de conteo y suscripción de las actas finales, para que podamos avan­zar en la difusión de los resultados.

Esperamos que la democracia salga más fortalecida de esta nueva prueba y animamos a los electores a concu­rrir mañana con la fe puesta en la majestad e inviola­bilidad de su sagrado derecho al voto, con el cual deci­dirá quiénes serán los nuevos titulares de las alcaldías y concejos edilicios de nuestro país para el periodo 2020-2024.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba