Editorial

De panes y peces

Aunque muchas de las obras anunciadas por el presidente Luis Abinader en su discurso del sábado están consignadas en el Presupuesto General del Estado y que el Ministerio de Obras Públicas promete reunir 23 mil millones de pesos, prevalecen dudas sobre la posibilidad de que puedan ser financiadas en el corto plazo.

El canciller Roberto Álvarez adelantó que la construcción de una verja perimetral de 190 kilómetros en la frontera tendría un costo de más de cien millones de dólares, no consignados en el Presupuesto 2021, porque se trata de un proyecto a largo plazo financiado con recursos externos.

Entre las principales obras prometidas por el mandatario en su rendición de cuentas ante las cámaras legislativas figuran la ampliación del Metro y el Teleférico de Santo Domingo, la construcción de dos hospitales en Haití, Circunvalación de Los Alcarrizos y una vía expresa marginal a la autopista Las Américas.

También la construcción y reconstrucción de más de 500 kilómetros de obras viales, circunvalaciones de Azua, San Francisco de Macorís, Baní, Cabarete, Navarrete y la remodelación de la entrada de Samaná y otras obras de infraestructura para el desarrollo turístico de Pedernales.

Algunos megaproyectos, como el puerto de Manzanillo, con sus obras conexas de parque industrial, dos plantas de generación eléctrica, vías de acceso, así como la autopista Santiago-Puerto Plata, se levantarían con fondos generados por el esquema de inversión público-privada, pero aun así, el Gobierno tendría que aportar recursos.

El ministro Deligne Ascención sostiene que la mayoría de esas obras están consignadas en el Presupuesto General del Estado y que en adición a eso, el Ministerio de Obras Públicas reprogramará partidas dirigidas a otros proyectos para invertir recursos en el paquete de iniciativas anunciadas por el mandatario.
Lo deseable sería que el Gobierno incremente la inversión pública de un 2% a un 5% o un 6% del Producto Interno Bruto (PIB), como forma de dinamizar la economía y estimular la generación de empleos, pero la crisis económica generada por la pandemia de la covid-19 provocó el desplome de los ingresos fiscales y el incremento del gasto.

El Ministerio de Hacienda, Dirección de Impuestos Internos y Ministerio de Obras Públicas tendrán que hacer magia con los ingresos públicos, pero hasta ahora los números se mantienen en rojo en lo relacionado con el costo de esas obras y el dinero disponible. Ojalá pudiera reeditarse la historia de los panes y los peces.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba