Editorial

Deberían quedarse

El COVID-19 nos ha empujado a hacer cosas que antes no hacíamos, pese a que la tecnología existía. Hemos vencido de alguna manera la desidia o la resistencia a los cambios.

Ha sucedido con muchos de los servicios públicos que se ofrecen desde los gobiernos, con el trabajo en el sector público como en el privado. Y el trabajo desde la casa ha adquirido un valor relevante en los últimos meses.

Así ha sido en todo el mundo.

Uno de los desafíos más extraordinarios a los que nos enfrentamos es la forma en que daremos respuesta al sistema educativo. Sobre todo, en los países que no estaban preparados para afrontar la situación actual, como el nuestro.

Y hay soluciones que deberían quedarse como buenas prácticas.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba