Editorial

Dejen el chisme y resuelvan

El chisme entre el Poder Judicial y la Procuraduría General de la República, por el hacinamiento en condiciones deleznables de los imputados de crímenes y delitos que esperan resolución judicial en el recinto de Santo Domingo Este, tiene que terminar con una solución rápida y efectiva.

El problema comenzó cuando el Poder Judicial, con bombos y platillos, anunció la destrucción de la llamada “carcelita” en ese recinto, por no reunir las condiciones mínimas que garantizaran el respeto a los derechos de los imputados.

Como hay que tenerlos en algún lado mientras esperan, la solución provisional que buscó la Procuraduría fue tener un autobús que sustituyera la “carcelita”. Por supuesto, la pandemia del COVID-19 solo agravó las cosas y la Defensora del Pueblo elevó su voz de alerta por la situación.

Esto tiene que resolverlo la Procuraduría y esperamos que lo haga pronto, pero también es necesario que exista mayor comunicación entre los dos organismos porque ambos manejan a las mismas personas desde atribuciones diferentes. Son seres humanos: resuelvan.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar