Editorial

Del chiquero a la decencia

Mediante editoriales y reportajes, el Listín Diario se abanderó desde el año 2017 a la causa de reclamar la demolición de la llamada “cárcel de paso” de San Luis, en el municipio de Santo Domingo Este, más parecido a una caverna que a un recinto penitenciario.

Por su condición de antro asqueroso, indigno para recluir de manera preventiva a personas acusadas de algún delito que deben de demostrar los tribunales, le llamamos chiquero, para que ilustrativamente denotara su parecido a la pocilga donde se crían los puercos.

El recinto era sede, muchos años atrás, de una capilla y se habilitó como cárcel en la que se hacinaban al mismo tiempo más de un centenar de hombres y mujeres, sin camas ni servicios adecuados para el aseo personal ni apropiada ventilación.

A nuestra causa se unió, efusivamente, la Defensora del Pueblo, la doctora Zoila Medina, quien acompañó a nuestros reporteros a una de las frecuentes visitas que se hacían para insistir en su cierre.

La Defensora del Pueblo, como nosotros, también se escandalizó de la situación de promiscuidad prevaleciente en el chiquero y realizó gestiones para que se procediera a la construcción de una cárcel de reemplazo.

El Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez, se solidarizó con nuestra propuesta y durante un almuerzo informativo en el Listín anunció que la cárcel sería demolida y sustituida por una moderna edificación, digna de albergar a seres humanos aunque estén en conflicto con la ley.

Ya la promesa ha sido cumplida.

Ahora San Luis dispone de una moderna edificación, más amplia, más habitable y más segura, realizada a un costo de 120 millones de pesos como parte del plan de humanización penitenciaria que lleva a cabo la Procuraduría General y que contempla la remodelación, ampliación y construcción de nuevos recintos.

Nos sentimos complacidos de haber llevado esta campaña hasta sus últimas consecuencias. Los medios de comunicación están para denunciar y proponer soluciones o alternativas a los males que afecten a un conglomerado o a la sociedad en su conjunto.

Ya la cárcel de San Luis no es un chiquero ni un monumento al oprobio y al abuso de la dignidad humana. ¡Enhorabuena!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba