Editorial

Denuncia y renuncia

Tenía que llegar el año electoral para que la oposición se diera cuenta de la aberración que constituye que el Gobierno sea una entidad de filantropía política, labor en la que gasta miles de millones de pesos en regalos a la población con calculada ganancia electoral.

Y el Gobierno, que no ha sido molestado en esa práctica perversa, que dicho sea de paso, han utilizado todos los partidos que han pasado por el poder, simplemente reitera su práctica “inocentemente”, convocando a concurso para adquirir los productos que va “generosamente” a regalar.

Como todos los partidos han ejercido esta práctica, aunque el Partido de la Liberación Dominicana ha sido el genio del reparto en la historia del país, y todos conocen de su eficiencia, no es de extrañar que sea ahora cuando se den cuenta y que, al mismo tiempo, no hagan confesión de pecados y acto de contrición.

Lo racional hubiese sido que la denuncia hubiese venido acompañada de la renuncia a esa práctica tan dañina para nuestra democracia. Pero no.

Se prohibirá en tiempo de elecciones, pero la vida seguirá su agitado curso…

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba