Editorial

Desaciertos vs. inversión

Si el verdadero progreso pudiera alcanzarse con solo poner énfasis en realizaciones materiales, con montones de escuelas, hospitales y otras infraestructuras, ciertamente importantes, cualquier gobierno podría presentarse como héroe sin haber impactado mucho socialmente. Las dos muestras de que el país necesita mucho más institucionalmente en los ámbitos de la salud y la educación (tras considerables construcciones y rehabilitaciones de centros) residen en los índices que no acaban de reflejar optimización de la enseñanza. Inversiones multimillonarias que tardan en elevar calidad en los objetivos con desaciertos al adquirir terrenos y construir a unos costos irracionalmente altos y crear unas tandas extendidas caracterizadas por escaso aprovechamiento vespertino. Hubo dinero para crearlas, pero no buenas decisiones para instituirlas.
Una serie de hospitales fue rehabilitada con negativa repercusión en los servicios por falta de una programación que evitara trastornos a lo que ya existía; lo que habría determinado retrasos de cumplimiento en objetivos del milenio. Es ahora cuando se reconoce al país cierta disminución de marcas fatales sin que deje de doler lo ocurrido anteriormente con centros infantiles mostrando numerosos decesos en fines de semana. Un pecado mayor del Estado ha sido demorar la creación de una red de atención primaria, vacío que resta eficacia a otras realizaciones.

Apertura que debe ampliarse

Colocar su caudal de informaciones a disposición de toda iniciativa privada o pública de búsqueda de mediciones clave de la realidad para ir adelante es una buena decisión de la Oficina Nacional de Estadísticas. Su apertura crea expectativas que obligan al organismo a sumar objetivos y perfeccionar operaciones que acreditan su gestión.
Pero también se requiere que la opinión pública obtenga, gracias a la prensa, resultados de los desempeños en áreas de Estado que dan poco o ningún cumplimiento a la ley de libre acceso. Portales desactualizados, de poco contenido y funcionarios de comportamiento hermético, amigos de dar carácter de secreto de Estado a cada cosa, en proteccion indirecta a la corrupción. Seguramente que la ONE, que debe abrevar en la Administración Pública, resulta perjudicada por las reticencias.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba