Editorial

Desa­fíos de Na­vi­dad

Por Edi­to­rial Pe­rió­di­co Ca­mino.

A nuestra generación le ha tocado vivir ésta época del año en medio de la pandemia del Covid-19. Esta realidad nos llevará a tener una Navidad diferente en cuanto a los aspectos exteriores, pero en esencia será siempre el motivo profundo de una alegría desbordante por el nacimiento del Niño Jesús, quien transformó la historia de la humanidad.

Para cada dominicano esta Navidad deberá conducirnos hacia unas relaciones fraternas, y llenas de solidaridad con el que sufre. Asumir con responsabilidad el rol que debemos desempeñar en la construcción de una nueva República Dominicana, en donde la institucionalidad no sea pasión y anhelo de un momento.

Es hora de actuar apegados a las leyes, siendo mejores ciudadanos, y aportando desde el lugar que nos asigne la vida, para hacer cada día más próspera la Patria que soñaron los forjadores de nuestra nacionalidad. El comportamiento ejemplar será el estímulo para la nueva generación que necesita modelos positivos para no caer en el vacío existencial.

El Papa Francisco nos anima a vivir este tiempo a plenitud, cuando nos dice que Navidad eres tú cuando iluminas con tu vida el camino de la bondad, la paciencia, la alegría y la generosidad.

Me­re­ci­do re­co­no­ci­mien­to

El Ayuntamiento del municipio de Santiago ha decidido reconocer a nuestros hermanos que viven en diferentes partes del mundo, poniendo el nombre de Avenida Dominicanos Residentes en el Exterior a una de las vías del sector de Camboya y Buenos Aires.

Con este gesto se valora el trabajo digno y honrado de miles de hombres mujeres que un día dejaron la Patria amada para buscar un mejor destino en otras naciones. Ellos se macharon, pero llevan dentro de sus almas el amor inmenso al terruño que los vio nacer. Nunca han sido dominicanos ausentes. Su corazón palpita y late con nuestras costumbres, valores y tradiciones

La comunidad dominicana en el exterior merece nuestro apoyo y agradecimiento. Gracias a su trabajo y solidaridad con los familiares que dejan aquí hoy vemos familias en el campo, el llano y las montañas viviendo en condiciones más dignas. Su desvelo por sus seres queridos merece un monumento.

Nuestro reconocimiento a los gestores de esta iniciativa, entre ellos el periodista Pablo Rodríguez y Mélido Guzmán, quien apoyó esa idea. Esperamos que en otros pueblos y ciudades, como ya hicieron en Moca, Villa Vásquez, el Distrito Nacional y Montecristi, también designen una avenida o calle con el nombre de Dominicanos Residentes en el Exterior, porque ellos engrandecen nuestra Patria, aquí, y allá.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba