Editorial

Desafíos

Tras concluir las elecciones municipales, desde el Estado se debe elaborar una agenda en base a la problemática socioeconómica nacional y afrontar los desafíos que se tienen por delante, con el objetivo de darle respuestas satisfactorias a las necesidades y exigencias de la población.

Es apremiante definir políticas públicas efectivas y eficientes en procura de solucionar los problemas  sociales y económicos que afectan a los dominicanos, porque es la manera de garantizar estabilidad y  paz social.

Una prioridad es poner en marcha una estrategia eficaz para prevenir el coronavirus, cuya enfermedad ha cambiado al mundo en dos meses, hasta el punto de que   en la actualidad se ha declarado el estado de emergencia en decenas de naciones, incluidos los países desarrollados.

El impacto del COVID-19 ha sido dramático, porque su expansión ha dejado muertos, infectados y consecuencias catastróficas en el campo de la economía, en la medida que se ha desplomado la producción, ha crecido el desempleo y las inversiones han caído a niveles preocupantes.

La industria turística, columna vertebral de la economía dominicana, se ha desmoronado y eso se expresa en pérdidas multimillonarias en naciones como China, Estados Unidos, España, Italia, México, Colombia y Chile; la situación es de pesadumbre a nivel mundial.

Frente a esa realidad, el gobierno de República Dominicana tiene un gran desafío y eso implica  actuar con efectividad e inteligencia en busca de prevenir y controlar el coronavirus por la preservación de la salud, la productividad y la seguridad nacional.

Otro tema que requiere un enfoque urgente es el endeudamiento, porque de acuerdo a los análisis de los economistas, los empréstitos se han elevado al doble del crecimiento de la economía y eso influye en el deterioro de las condiciones de vida de millones de personas, deficiencia de los servicios básicos y el desequilibrio de las balanzas de Pago y Comercial.

También es de interés ponerle atención al dengue, en vista de que esa enfermedad continúa causando estragos y en los últimos días han fallecido tres niños y dos adultos; es deber de las autoridades proteger la salud de la gente.

Revisar el comportamiento de quienes dirigen al Ministerio Público es otro reto, en razón de que se han denunciado irregularidades en el concurso para fiscales y se han suplantado funcionarios de carrera por razones políticas.

De igual manera, es interesante estudiar y desglosar el informe del  Departamento de Estado de los Estados Unidos, en el cual se establece que en República Dominicana no se aplican las leyes correctamente, se protege a los corruptos con la impunidad y se ejecutan crímenes extrajudiciales en violación a los derechos humanos.

Persiste la delincuencia expresada en asesinatos, sicariato, asaltos, atracos y robos, ese problema hay que enfrentarlo con drasticidad, porque la inseguridad atemoriza a la población.

No se pueden posponer las discusiones sobre la dramática objetividad que aflige a los dominicanos, por el contrario, luego de los comicios municipales es pertinente definir alternativas viables para superar las dificultades que abruman a los sectores desvalidos de la sociedad.

Que se trabaje, entonces, por el bienestar social de la colectividad.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba