Belleza

¿Desde qué edad debo empezar a cuidar mi piel?

El paso de los años altera el mecanismo normal de tonificación de la dermis. Por eso, se recomienda utilizar productos que ayuden a regular este proceso para preservar la juventud de la piel

El cuidado de la piel debe empezar desde temprana edad (en la niñez), indicó la especialista en medicina estética Érika Borroso. “Debemos culturizar a nuestra sociedad sobre el cuidado de la piel. Al tenerla hidratada y nutrida se contrarrestan las líneas de expresión”, dijo durante el lanzamiento de una nueva línea facial anti-edad llamada “Bio Resist”, de la marca L’Bel.

Cuando una persona no se cuida ante los agentes contaminantes, su piel está desprotegida, aseguró la especialista. “Entre los efectos negativos de esta exposición está el deterioro celular, lo que lleva al envejecimiento de la piel, asimismo, contribuye a que esté manchada, deshidratada y con línea de expresión”, resaltó Borroso, por lo que aconseja crear una rutina diaria de cuidado estético.

Cada día los agentes agresores son más: mayor en cantidad e intensidad. “Lo que antes notábamos en la piel a partir de los 50 y 60 años se puede ver ahora a partir de los 30, porque son pieles que no han sido cuidadas y muy rápidamente comienzan los signos de envejecimiento a aparecer”, subraya la doctora de origen venezolano.

Con el pasar del tiempo lo que vamos perdiendo es colágeno. Pero: ¿cómo producir colágeno de manera natural? Para Borroso, es una pregunta que muchas personas se hacen ya que el objetivo –además de mantenerse saludable-, es verse con un rostro hermoso y lozano. “Para alcanzar este nivel deseado, el secreto está en la proteína, la hidratación y el cuidado que le damos a nuestra piel. Sin duda, el colágeno también es fundamental porque es la molécula que proporciona elasticidad y resistencia a tejidos y órganos”, hace referencia Borroso, una de las representantes de la nueva línea anti-edad Bio Resist.

Más allá del rostro, las fibras de colágeno proporcionan resistencia y compresión a ligamentos, tendones y músculos; refuerzan las paredes de los vasos sanguíneos, regeneran las encías, fortalecen el tejido epitelial y aumentan la densidad ósea, detalla a elCaribe.

mas aqui

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba