Editorial

Día y hora

Más temprano ayer el ministro de Hacienda, Donald Guerrero, dijo que el Gobierno evalúa las medidas de reactivación económica que aplicaría una vez superada la crisis sanitaria, y más tarde del mismo día, el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, desmintió rumores de que esa apertura sería a partir del 11 de mayo.
Ambos funcionarios coinciden en que se trabaja en el plan de retorno a lo que se define como nueva realidad, pero también en que la fecha no ha sido definida porque se requiere del consentimiento del equipo sanitario que evalúa la evolución de la COVID-19.
Guerrero dijo que las autoridades tienen el compromiso de promover una apertura de la economía que pueda ser sostenible en el tiempo, en tanto que Montalvo apuntó que los factores que se toman en cuenta son la preservación de la salud de la población y la economía de la familia.
Lo que está claro es que ese retorno a la nueva normalidad no ha sido programado para el 11 de este mes, y que tampoco se ha fijado fecha específica, aunque el ministro de Hacienda dijo “…deberían empezar a aplicarse en la segunda quincena de este mes”.
En su habitual comparecencia por televisión el coordinador de la Comisión de Alto Nivel para la Prevención y Control del Coronavirus fue enfático en desmentir el rumor de que las medidas de restricción sanitaria serían levantadas, aun sea parcialmente dentro de cinco días, por lo que exhortó a la población a seguir como hasta ahora.
Una población angustiada como la dominicana que mayoritariamente guarda confinamiento, respeta el toque de queda y el aislamiento social, no debería ser mortificada con rumores sobre fechas de reapertura de la economía ni con noticias falsas y desalentadoras que sólo agudizan el evidente estado de desesperación colectiva.
Ya se sabe que el Gobierno estudia diferentes alternativas de retorno gradual a las actividades productivas, que toma en cuenta modelos que se adoptan en otros países, así como la realidad epidemiológica y económica dominicana, por lo que sólo queda esperar pacientemente que una autoridad competente anuncie el día y la hora.
Aunque se escuche por doquier el crujir de dientes, la ciudadanía debería entender que corresponde a las autoridades de Salud tocar cuando sea oportuno la clarinada de vuelta a una realidad que después de la COVID-19 nunca será la misma ni jamás igual. No desesperéis.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar