Salud

Disminuir la venta de gaseosas produce cinturas más delgadas

(The New York Times).-En años recientes, hospitales y centros médicos en todo Estados Unidos han dejado de vender bebidas azucaradas como parte de un esfuerzo para reducir la obesidad y la diabetes.

Ahora, un nuevo estudio realizado en la Universidad de California, campus San Francisco (UCSF), ha documentado el efecto en la salud de la prohibición de venta de refrescos a sus empleados.

Diez meses después de que la medida se implementó, los trabajadores de la institución que solían beber muchas bebidas azucaradas habían disminuido su consumo diario a la mitad.

Para el final del periodo de estudio, en promedio, habían reducido el tamaño de su cintura y su cantidad de grasa estomacal, aunque no vieron cambios en su índice de masa corporal, o IMC. Quienes tomaron menos bebidas azucaradas también registraron mejoras en la resistencia a la insulina, un factor de riesgo para la diabetes tipo dos.

La nueva investigación, publicada en JAMA Internal Medicine, es el primer estudio con revisores externos que examina si una prohibición de venta de bebidas azucaradas en el lugar de trabajo podría reducir su consumo y mejorar la salud de los empleados. Por lo menos otros nueve campus de la Universidad de California han anunciado que adoptarán iniciativas similares para disminuir la venta de bebidas azucaradas y promover el consumo de agua.

“Esta fue una intervención que fue fácil de poner en marcha”, dijo Elissa Epel, una autora del estudio y directora del Centro de Envejecimiento, Metabolismo y Emociones de la Universidad de California, campus San Francisco. “Es prometedora porque muestra que un cambio en el ambiente puede ayudar a las personas a largo plazo, de manera particular a quienes consumen grandes cantidades de bebidas azucaradas, y posiblemente incluso causar una reducción de su riesgo de sufrir un padecimiento cardiometabólico”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba