Opinión

Distribuyendo los cargos de un gobierno que aún no existe

De forma infantil y egoísta, como niños criados de forma complaciente, partidarios de la oposición política, en especial del PRM, no procuran un acuerdo de unidad opositora para enfrentar al PLD y salir victoriosos, bajo la tesis de que el pastel no hay porqué repartirlo.

Ninguna fuerza política por sí sola puede vencer al PLD, porque aún el PRM no entiende que no es al PLD que se enfrenta es al aparato estatal usado sin ningún tipo de contemplación en medio del estado de emergencia, causado por el COVID-19.

Además la oligarquía empresarial apoya al PLD, en razón de los frutos económicos que han sembrado y cosechado bajo los gobiernos de esta agrupación política.

El deseo de cambio, que es mayoría, los votos de simpatía y no clientelares los tiene el PRM y la Fuerza del Pueblo, de eso no cabe dudas. Pero el voto del hambre, la miseria, la necesidad por falta de empleo en medio de la pandemia, del empleado estatal, del tarjetahabiente que recibe ayudas incrementadas del gobierno, actualmente los tiene el PLD y contra eso es difícil pelear.

Como lo planteado anteriormente no es visto en la dimensión que merece, la distribución de cargos es una práctica ya realizada, pues el PRM repartió todo y aun no tiene nada.

En cada demarcación ya se conoce quien será el gobernador/a, el viceministro/a, el cónsul, el director/a, pues se han repartido todo de un gobierno que aún no existe.

Se han declarado ganadores de unas elecciones que aún no se han celebrado y ese es el peor error, pues lo primero es buscar y asegurar los votos y luego se celebra.

Por Daygorod Fabián Sánchez, Educador y Analista Político

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba