Opinión

Duarte acepta regresar a Venezuela

Julio M. Rodríguez

 JUAN PABLO DUARTE. SU VIDA Y SU OBRA (LXXXII)  

La lectura del artículo publicado en el Diario de la Marina, quizás no parece que debió ser suficiente para que Duarte cambiara de parecer y decidiera acepar el cargo que se le encomendaba en Venezuela, pero así fue.

Duarte, atando cabos, llegó a la conclusión de que sería mas útil a la causa de la restauración en Caracas, que en Santiago y por eso se decidió a escribirle esta carta a Espaillat.

Santiago 21 de abril de 1864
Señor General Don Ulises Fco Espaillat Ministro de Relaciones Exteriores, encargado de la Vicepresidencia
Presente

El deseo de participar de los riesgos y peligros que arrostran en los campos de batalla, los que con las armas en la mano sostienen con tanta gloria los derechos sacrosantos de nuestra querida Patria, y la falta del salud que experimentaba al recibir la nota de fecha 14 del que cursa, por la cual se me ordenaba alistarme para emprender viaje a ultramar, me compelieron con harto sentimiento de mi corazón, a renunciar al alto honor  que se me dispensaba, en la importante misión  que se trató de encomendarme; pero al  ver el modo de expresarse, con respecto a mi vuelta al país, el Diario de la Marina, se han modificado completamente mis ideas y estoy dispuesto a recibir vuestras órdenes, si aún me juzgareis  aparente para la consabida comisión, pues si he vuelto a mi patria después de tantos años de ausencia,  ha sido para servirla con alma, vida y corazón, SIENDO CUAL SIEMPRE FUI, MOTIVO DE AMOR ENTRE TODOS LOS VERDADEROS DOMINICANOS Y JAMÁS PIEDRA DE ESCÁNDALO, NI MANZANA DE DISCORDIA. (LAS MAYÚSCULAS SON NUESTRAS).

No tomo esta resolución porque tema que el falaz articulista logre el objeto de desunirnos, pues hartas pruebas de estimación y aprecio me han dado y me está dando el Gobierno y cuantos generales, jefes y oficiales he tenido la dicha de conocer, sino porque nos es necesario parar con tiempo, los golpes que pueda dirigirnos el enemigo y neutralizar sus efectos.

Dios  guarde a usted muchos años
El General J.P. Duarte

Esta carta refleja la gran preocupación de Duarte de no ser de nuevo, como en julio de 1844, motivo de división entre los dominicanos. El había venido a colaborar a la causa de la restauración de la república que el había fundado, pero el ´peso de su personalidad estaba nuevamente creando fricciones y el no consentiría que ocurriera de nuevo, lo de julio y agosto de 1844.

Aquella vez fue Mella, quien aquí en Santiago, impresionado por el desbordante  entusiasmo, con que fue recibido Duarte y desconfiado de la actitud de Santana, al frente del ejército del sur, quien no daba señales de aceptar  la expulsión de sus cómplices separatistas de la Junta Central Gubernativa (JCG), quiso hacerlo presidente antes de tiempo y lo obligó a rechazar el pedimento, lo cual  disminuyó su prestigio ante el pueblo, que no comprendía que no se debía tener un presidente, sin haber aprobado antes una constitución y precipitó así, el triunfo de los separatistas, quienes no tenían esos escrúpulos, pues no creían que este país en que vivimos iba a existir y solo les interesaba tomar el poder y anexarlo a una de las potencias de la época, en ese momento a Francia.

Que Duarte había captado la realidad del momento y que convenía su partida, lo demuestra el hecho de que al día siguiente, se apresuró Espaillat a contestarle.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba