Destacada

El Banco Popular estimula la economía hacia un modelo de producción menos contaminante.

El medio ambiente es uno de los ejes temáticos más emblemáticos en una agenda de Responsabilidad Social Empresarial (RSE). En casos de una pandemia, se creería que este pilar caería en un letargo, pero ese no fue el caso de Banco Popular Dominicano, en el que, además de otras temáticas, este ámbito se mantuvo activo en el tiempo de crisis.

Y no es para menos. Para esta entidad bancaria el abordaje del tema medioambiental es parte de su cultura corporativa y cubre diferentes aristas. Una de ellas es a nivel estructural. No en vano, esta entidad bancaria está considerado como la primera institución del país con la mayor capacidad de generación de energía solar, por sus instalaciones ecoeficientes que permiten reducir la huella ambiental, suplir la mayor parte del consumo de sucursales e inyectar energía sostenible al sistema nacional.

La entidad bancaria cuenta con más de 50 oficinas y 30 áreas de parqueos techados con 11,934 paneles solares. Estas estructuras fotovoltaicas están distribuidas en 22 provincias y equivale al 42% del total de sucursales, las cuales producen 5.1 millones de kilovatios por hora de energía limpia y equivalen a una capacidad instalada de 3.4 mW.

Además del foco estructural, el Banco Popular implementa dos iniciativas más: portafolio de productos verdes y sostenibles, y el programa de reforestación.

Hazte Eco

Con Hazte Eco, su cartera de productos verdes, la entidad fomenta mayor uso de la movilidad sostenible y las energías limpias en hogares y en empresas. Además, estimula la economía en su transición hacia un modelo bajo en carbono, alineando las iniciativas de negocio a la lucha contra el cambio climático.

A noviembre de 2019, Popular tenía una cartera global de RD$734.7 millones en préstamos, leasing verde y líneas de crédito personal y empresarial, con tasas inferiores a las del mercado, estaciones de carga, vehículos sin motor, paneles solares y electrodomésticos eficientes, entre otros. También, en este período, emitió 113,000 cuentas digitales sin tarjeta ni libreta, lo que reduce el impacto de su huella de carbono.

Adicionalmente, el Popular lidera, como banco prestamista y agente de garantía, el desarrollo de las energías renovables en el país, con presencia en 8 parques generadores de energía limpia, concentrando una cartera de préstamos de US$188 millones o RD$10,754 millones. Mientras que, a través de reforestación, al cierre del 2020, el banco había sembrado 320,794 árboles, acercándose así a la meta de sembrar 1 millón de plantas para 2030.

Como parte de su visión sostenible, “Banco Popular busca ser referente para sus grupos de interés y apoyar al país en su transición hacia una economía baja en emisiones y alineada, cada vez más, con los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas. Es la primera empresa del sector que ha establecido el inventario corporativo de emisiones y que se ha planteado implementar una política de carbononeutro”.

Esta acción posiciona a la organización como un referente nacional en la mitigación y adaptación al cambio climático del sector privado.

Aportes a la salud

La estrategia de Responsabilidad Social Empresarial de la entidad bancaria persigue, también, mejorar la realidad de la sociedad mediante el fomento de una atención médica integral y de calidad, que mejore los estándares de vida en la población más vulnerable y, a la vez, los servicios de salud y acceso a medicamentos. Esto se articula a través de dos programas: Sanar una Nación, en alianza con otras empresas, y el programa de apoyo al Hospital Universitario Nuestra Señora de la Altagracia.

El primero provee de medicamentos, alimento fortificado e insumos médicos a la población más vulnerable, a través de más de 100 organizaciones aliadas en todo el país. El segundo se enfoca en mejorar los servicios de salud y atención sanitaria del principal hospital y centro docente obstétrico y neonatal de la nación.

Inclusión e impulso

Durante la pandemia, otros ejes temáticos mantuvieron y fortalecieron su curso, impactando positivamente la salud financiera de diferentes segmentos de la sociedad.

La institución quiere incrementar los niveles de educación financiera de toda la población, a fin de aumentar la inclusión social de diferentes colectivos, promoviendo en ellos la cultura del ahorro y mayores niveles de integración en el sistema financiero formal. Bajo este eje se encuentran programas como Finanzas con Propósito y Subagente Popular. Este último, a través de comercios afiliados en toda la geografía nacional, facilita a toda la población acceder a transacciones bancarias cercanas, eficientes y fáciles.

El emprendimiento también forma parte de la estrategia de sostenibilidad de Banco Popular Dominicano. Por ello diseñan e implementan iniciativas para inspirar a los jóvenes a desarrollar oportunidades de negocio innovadoras y sostenibles, que generen empleos y que favorezcan al país. Esto por medio a los programas Impúlsate Popular, Fortalecimiento Empresarial Pyme e Impulsapopular.com. Esta última iniciativa, premió con un total de RD$4.4 millones a varios proyectos de jóvenes universitarios y egresados en su cuarta edición, llevada a cabo de forma virtual a finales del 2020.

Medidas de apoyo
Durante el año pasado, como respuesta a la pandemia, la entidad bancaria diseñó diversos paquetes de ayudas que beneficiaron directamente a la sociedad domi nicana, por un importe aproximado de RD$124.5 millones.

Además de implementar estas medidas para solventar el impacto económico de familias y empresas, ante el efecto de la COVID-19 y el estado de emergencia nacional. Con este fin, Banco Popular destinó RD$59 millones para apoyar al Estado dominicano en la adquisición de la vacuna contra la pandemia, que se distribuirá en un futuro cercano a la población.

En marzo de 2020, la entidad financiera aprobó la inmediata entrada en vigencia de un conjunto de medidas para solventar el impacto económico de familias y empresas, ante el efecto de la pandemia y el estado de emergencia nacional.

Y, recientemente, el banco presentó la campaña El Lado Positivo, para animar a la sociedad a enfrentar la realidad con optimismo, descubriendo el potencial que llevan dentro para superar las adversidades. El argumento transversal de esta iniciativa refuerza la marca país e invita a la población a disfrutar el turismo local, procurando a la vez ser sostenibles.

Teniendo en mente los aprendizajes que hemos obtenido de la pandemia en muchas áreas de la sociedad, ¿cuáles proyecciones contempla Banco Popular en el futuro? La entidad se plantea profundizar su liderazgo en materia de sostenibilidad y transformación digital, como el camino para seguir reforzando su posición como la entidad financiera más innovadora, sostenible e inclusiva de la República Dominicana”

____________________________

Este artículo es patrocinado por Banco Popular Dominicano y pertenece al especial de Responsabilidad Social Empresarial: Todos a una: qué están haciendo las empresas por nosotros, producido por el equipo de Brand Stories, de Grupo Diario Libre.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba