Opinión

El compromiso al empleo a la militancia perremeista

Por Ervin Vargas                                                                                                                                                                                                                          Durante el proceso de campaña electoral presidencial desarrollada en tiempo de pandemia y con muchas limitaciones , el Partido Revolucionario Moderno PRM con una buena propuesta y un buen Candidato Presidencial, el actual Presidente de la República Dominicana Lic. Luis Abinader, haciéndose acompañar de la Lic. Raquel Peña, como candidata vicepresidencial, estructuraron con el lema DEL CAMBIO, una poderosa maquinaria para obtener el poder, desplazando al continuismo de un partido degastado y con todos los poderes, menos el poder popular y una clase media decidida por el cambio.

Legiones de compañeros perremeistas se lanzaron a la conquista del poder, vendiendo la propuesta electoral del PRM, por un cambio en la institucionalidad, por un cambio en la transparencia, por un cambio en el sistema judicial, por un cambio en la política económica del país, por un cambio por la seguridad ciudadana, por un cambio de equidad social y más aún por cambio para mejorar su calidad de vida a través de un empleo en el tren gubernamental o en las nuevas empresas a crearse con las facilidades de las políticas del cambio para generar más y mejores empleos.

Para el caso específico de la Provincia de Santiago, como es natural, se hicieron compromisos de campaña, ofreciendo mucho bienestar y empleos para la estructura dirigencial desde arriba hasta abajo, desde ministerios hasta el más simple de los empleos.

Atendiendo a la diversidad de intereses existentes en la alta dirigencia del PRM en el Municipio y Provincia de Santiago, ha sido muy difícil transitar por el camino de la institucionalidad y la equidad de las diversas corrientes que hicieron posible EL CAMBIO.

Para manejar una respuesta al trabajo político realizado, el PRM creó una Comisión de Empleos para cada Provincias, Municipios y Distritos Municipales, conformadas por los miembros titulares de las diferentes direcciones de los comité Municipal y Provincial, amparado en unos protocolos de los procedimientos a emplear para tramitar la solicitud de empleo, atendiendo al trabajo político y a la capacidad técnica profesional, para los cuales se entregaron formularios para ser llenado con sus datos generales y su hoja de vida. En el ínterin se formaron las comisiones de transición para buscar informaciones del funcionamiento y del estado general de situaciones de las diferentes instituciones, pero lamentablemente las apetencias fuera de control y la falta de institucionalidad, abortaron el ejercicio y funcionamientos de todas las comisiones creadas fuera de toda equidad, lógica y raciocinio de las normas y estatutos del PRM, pues en casi la totalidad fueron creadas unilateralmente y conformadas por un solo sector, entre amigos e incondicionales.

Cada día se escucha y se lee la palabra no desesperéis de quienes ya tienen su nombramiento. Cada día los compañeros, dirigentes y militantes del PRM y fuerzas aliadas, se desesperan al ver que los altos dirigentes ya son altos funcionarios del gobierno y a medida que pasa el tempo, su rol como alto dirigente comienza alejarse de sus responsabilidades dentro del partido, ganando mucho espacio la falta de institucionalidad y equidad para llevar con éxitos la difícil tarea de conseguir empleos y colocarlo en el lugar adecuado según su capacidad y destreza, con el objetivo de lograr eficiencia para ayudar al verdadero cambio desde la estructura presidencial hasta el lugar más apartado.

Tristemente, la Comisión de Empleo del PRM en la Ciudad de Santiago, se nota inactiva y muy alejada de sus responsabilidades de hacer cumplir los protocolos de su funcionamiento, elaborados por la Comisión Ejecutiva Nacional del PRM.

Hasta el momento los primeros nombramientos en el municipio de Santiago, representan en su gran mayoría a un solo sector, que da evidencia iniciar la estructuración de administraciones con islas de poder, que en nada beneficia la institucionalidad del partido, al perfil de la capacidad de servicio de la militancia y a la administración del presidente Luis Abinader, AL GOBIERNO DEL CAMBIO.

Cada llamada telefónica dejada de atender a la dirigencia y militancia, se convierte en un acto de desesperación e impotencia, agravando la esperanza de conseguir un empleo digno para servirle al país.

Sería muy oportuno retomar El Objeto de la Comisión de Empleos, para comenzar a cumplir los compromisos contraídos, con una distribución justa y equitativa a las diferentes corrientes de pensamientos del PRM. Avasallar a un determinado sector, no sería conveniente por la tranquilidad del proceso y de las expectativas creadas.

La mezquindad de no reconocer la capacidad y la entrega hacia la eficacia, por parte algunos dirigentes, producirá inconvenientes a la hora de medir los resultados de transparencia y eficacia de una administración Perremeista que no puede fallar.

Volver a la institucionalidad es lo correcto. Entiendo que el cumplimiento con la membresía, que con sus esfuerzos se ganó un espacio, en este momento, es un deber innegociable

 

Ing. Ervin Vargas J (MIA)

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba