Internacionales

El coronavirus, ¿una oportunidad perdida para la paz?

El llamamiento del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a un alto el fuego mundial para luchar contra el coronavirus ha sido bien acogido por distintos grupos armados, pero no parece que la pandemia global que ha paralizado casi todo el Planeta sea capaz de detener las guerras.

De Colombia a Filipinas, pasando por Siria, Yemen, Libia, Camerún o Sudán, algunos de los bandos implicados en esos conflictos se han mostrado receptivos a la petición lanzada el 23 de marzo por Guterres, a la que el papa Francisco se sumó el pasado domingo.

‘Cesen las hostilidades. Dejen de lado la desconfianza y la animosidad. Silencien las armas, detengan la artillería, pongan fin a los ataques aéreos. Es crucial que lo hagan’, urgió Guterres, que avisó de que los países con sistemas de salud destruidos y con multitud de desplazados y refugiados son especialmente vulnerables.

El papa se unió al llamamiento, pidió la apertura de corredores humanitarios y mostró su deseo de que ‘el empeño conjunto contra la pandemia pueda llevar a todos a reconocer nuestra necesidad para fortalecer los lazos fraternos como miembros de una familia humana’.

MAS AQUI

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba