Editorial

El discurso de Trump

En su tercer discurso sobre el Estado de la Unión, el presidente Donald Trump resaltó la bonanza económica de Estados Unidos, el éxito de su política de contención migratoria, consolidación del poderío militar y los nuevos acuerdos comerciales con México, Canadá y China.

El mandatario aprovechó las buenas estadísticas referidas al crecimiento económico, reducción del desempleo e incremento del Índice de Confianza del Consumidor para proclamar el fin de la decadencia de Estados Unidos, despreciado según él por otras naciones.

Sin referirse al juicio político que se le sigue en el Senado por iniciativa de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Trump centró su discurso en formular severas críticas a la Administración anterior del expresidente Barack Obama, cuyas políticas en los ámbitos migratorio, comercial y de política exterior las consideró fallidas.

Trump tuvo una particular nota de exageración al vincular el auge de la criminalidad en Estados Unidos con la inmigración y legislaciones de estados como Nueva York y California que protegen derechos de los sin papeles.

En ese aspecto el Presidente obvió resaltar las matanzas perpetradas en diversas ciudades por cultivadores de la supremacía blanca.
América Latina estuvo presente en el discurso del presidente Trump a través de México, Cuba, Nicaragua y Venezuela, con fatídicos temas sobre la construcción de un muro en la frontera sur, y su apoyo a “restaurar la democracia”, pero no mencionó programas que estimulen la cooperación norte sur.

Al proclamar que su gobierno restableció el poderío militar de Estados Unidos con la inyección de más de dos mil millones de dólares para la adquisición de armas, Trump destacó también los efectos de las “poderosas sanciones” impuestas por Washington a Irán, lo que no ayuda a resolver la crisis en Oriente Medio.

La gran verdad en todo lo que dijo o dejó de decir el inquilino de la Casa Blanca ha sido que Estados Unidos vive hoy un periodo de crecimiento y expansión económica, lo que se refleja en los altos niveles de favorabilidad de Trump en las encuestas que lo sitúan como favorito para alcanzar la reelección en las elecciones de noviembre.

Su discurso sobre el Estado de la Unión, no obstante, careció de voluntad política hacia la promoción de la paz y la resolución de conflictos o crisis en el mundo, y su contenido estuvo ausente del vocablo cooperación entre esa gran nación y el resto de la humanidad.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba