Salud

El dolor de cabeza de un/a cancelado/a del gobierno

En estos días, tras un cambio de gobierno, cientos de empleados del sector público han sido despedidos de sus puestos de trabajo, muchos de ellos con más de una década de servicio ininterrumpido. Otros, con menos tiempo.

El dilema, además de haber perdido el empleo que sustentaba sus compromisos personales y familiares, es la incertidumbre de cuándo el Estado les pagará sus prestaciones laborales, así como el periplo de diligencias y papeles que deben buscar para que se les reconozca que eran empleados del sector público.

En el Ministerio de Administración Pública les orientan a llevar la carta de despido y una certificación del cargo que ostentaban. La carta de despido la dan el mismo día, pero la institución se toma unos 10 días para entregar esa certificación. Al presentar en el MAP esos documentos, la persona debe esperar alrededor de 15 días para que le emitan una certificación de prestaciones laborales, en donde le informan el monto de los recursos que recibirá por los años servidos al Estado dominicano.

Pero, la situación no queda ahí.

El MAP dice que, para recibir los recursos deben esperar por lo menos 90 días, es decir tres meses, que de hecho, se convierten en mucho más. Son más de cuatro meses sin percibir ingresos. Eso es inaudito, inaceptable, llora ante la presencia de Dios, pues un ciudadano que ha sido despedido de su puesto de trabajo, espera en un corto plazo el dinero de sus prestaciones para poder hacer un plan de contingencia hasta que pueda reubicarse en otro puesto laboral. Es necesario que esto sea revisado, los ciudadanos, sean empleados públicos o privados, al final, son dominicanos con necesidades.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba