Editorial

El enemigo desconocido

Tratándose de una nueva y desconocida infección y no de una gripe, como acaba de reconocerlo el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es más que obvio que el coronavirus o Covid-19 constituye la más seria amenaza a la salud humana en estos tiempos.

Y al admitir esta realidad, la OMS confiesa que “no existe un enfoque único” para enfrentar los riesgos de propagación y consecuencias de esta infección, que son hoy más altos que en las últimas semanas, aunque confía en que se pueda contener con algunas de las medidas que ya se están aplicando.

Sin dudas, este es un panorama que presenta muchos desafíos para nuestro país donde se ha detectado un caso positivo de coronavirus y se han atendido a más de un centenar de personas, nativos y extranjeros, que tenían síntomas sospechosos semejantes a los causados por el nuevo virus.

El gobierno dominicano ha tomado medidas urgentes, como la adquisición de camillas, accesorios de protección para pacientes y personal de salud, equipos para realizar los test o pruebas de analíticas, medicinas y mascarillas, y ha habilitado áreas de aislamiento para pacientes sospechosos que presentan problemas respiratorios, fiebre, tos y otros malestares parecidos a los que da la gripe.

Si la OMS entiende que esto no es una gripe sino una nueva infección cabría preguntarse con qué medidas o alternativas nuestro país abordará la amenaza y se esforzará en contenerla antes de que cause estragos profundos, como los que ya se han hecho patentes en otras partes del mundo.

La inquietud se justifica si tomamos en cuenta que naciones con más recursos tecnológicos y laboratorios de investigación, fabricantes de vacunas y fármacos para enfermedades que se tornan epidémicas, no han podido todavía evitar el contagio y registran muertes cuyo número va en imparable ascenso.

¿Cuál sería, entonces, la naturaleza del enfoque único con el que deberíamos afrontar la peligrosidad de esta nueva infección, si no se trata de la gripe común o de los virus de la influenza con que hemos lidiado en los últimos años?

En la medida en que se pueda convencer a la ciudadanía de que estamos en presencia de una seria amenaza a la salud, no de problemas pasajeros de fácil manejo o solución, de modo que asuman una actitud más responsable hacia su propio cuidado, se evita que bajen la guardia de la prevención y sigan un estilo de vida ajeno al real peligro.

El deber de las autoridades es seguir dando informaciones oportunas sobre el proceso, como lo han hecho hasta ahora, para que los ciudadanos estemos más alertas, preparados y conscientes de la importancia de las medidas de prevención ya conocidas y del respeto a las restricciones que se impongan en aras de enfrentar el monstruo del coronavirus.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba