Tecnología

¿El fin de Silicon Valley? El empleo remoto amenaza el clúster tecnológico

San Francisco (EE.UU).- Twitter ya ha dicho a sus empleados que no hace falta que regresen jamás a la oficina. Facebook quiere que la mitad de los suyos trabajen desde casa en 10 años. El COVID-19 ha acelerado el empleo remoto en Silicon Valley, lo que, a su vez, amenaza la existencia misma del clúster tecnológico.

Hasta hace solo unos meses -antes de la pandemia- tener una oficina en San Francisco, San José o alguna de las poblaciones aledañas era casi un requisito para cualquier empresa tecnológica estadounidense e incluso de otros países, puesto que ello demostraba estatus y abría puertas tanto de talento como financieras.

MAYOR ACCESO AL TALENTO

Precisamente la concentración geográfica de personal cualificado, inversores y otros profesionales especializados en tecnología como abogados o publicistas era uno de los principales reclamos del clúster tecnológico, un argumento que el COVID-19 ha puesto en duda.

“Hasta ahora, si eras un programador muy capacitado pero tu pareja tenía un buen empleo en Chicago y no os queríais trasladar a Silicon Valley, tenías las puertas de Facebook prácticamente cerradas”, explica a Efe Rob Atkinson, fundador y presidente del centro de pensamiento especializado en políticas científicas y tecnológicas Information Technology and Innovation Foundation (ITIF).

Atkinson lleva años abogando por una mayor distribución geográfica de la industria tecnológica en EE.UU. fuera de los centros tradicionales como Silicon Valley, Seattle y Boston, y ve la tendencia hacia el trabajo remoto como una oportunidad de avanzar en este sentido.

“Sabemos que hay talento tecnológico fuera de estos ‘hubs’ y el empleo remoto abrirá muchas puertas que hasta ahora permanecían cerradas”, indica el investigador.

MENORES COSTES

Permitir a sus empleados trabajar desde casa de forma permanente no solo permitiría el acceso de las firmas tecnológicas a talento fuera de Silicon Valley, sino que además les permitiría rebajar gastos tanto en personal (más competencia entre candidatos y ajustes en base al coste de la vida en cada región) como en inmuebles.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba