Editorial

El papa y la Guerra

Luego de la decisión del Presidente Trump de mandar a matar al jefe militar de Irán, el mundo vive una “terrible” tensión, tal como lo expresara el papa Francisco. El líder de la Iglesia Católica, ante la grave situación ha pedido “diálogo y autocontrol”, bajo el convencimiento de que la guerra solo trae muerte y destrucción.

Asimismo el Sumo Pontífice llama a la Comunidad Internacional a evitar “la sombra de la enemistad”, sobre todo entre EE.UU e Irán, luego de los hechos de terrorismo de estado protagonizados por ambos países.

Este llamado del papa constituye una clara indicación de la gravedad que reviste la confrontación violenta entre EE.UU, la mayor potencia militar del mundo, e Irán, país de gran influencia en el Medio Oriente y en proceso de crecimiento y expansión militar, y aliado de Rusia y China. Por eso la gravedad que reviste la decisión de Trump de atacar y matar al jefe militar de Irán, cuando se dirigía al aeropuerto de Bagdad en el vecino país de Irak.

Esos hechos no solo son la expresión de la enemistad entre esas dos naciones, sino que manifiestan la situación conflictiva por la que está atravesando el mundo como consecuencia de la lucha de intereses, especialmente empresariales y económicos, que emanan de los sistemas socioeconómicos bajo la doctrina del “libre mercado”, sistemas que bajo esos predicamentos tratan de imponerse recurriendo a todo, incluso al terror y a la fuerza de las armas letales.

En ese contexto el mundo está amenazado, corriéndose un riesgo que haría desaparecer no solo a la humanidad, sino también al planeta como tal, de desatarse una guerra nuclear cuya capacidad destructiva sería más que suficiente para ponerle fin al mundo.

El llamado del papa por el diálogo y el autocontrol, debería resonar con fuerza en la Naciones Unidas y en toda la Comunidad Internacional, para que los instintos animales que surgen de la irracionalidad, no conduzcan a un holocausto final y definitivo de la humanidad.

¡Hay que detener a los irracionales de la guerra!

Navidad e inmigración

Los feriados navideños mostraron cómo la población se moviliza en masa para esas celebraciones de fin de año. Pero también sirvieron para resaltar el flujo masivo de la población haitiana que de forma legal o ilegal ha decidido radicarse en el lado oriental de Quisqueya.

Esa observación se hizo más evidente, a través de los medios televisivos, al momento del regreso del gran contingente de haitianos que ha emigrado hacia la República. Por esa razón el Ejército Dominicano decidió reforzar la zona fronteriza para fortalecer el control y depurar a los inmigrantes del vecino país con derecho a retornar.

El flujo de inmigrantes se hizo tan intenso y masivo que hace visible la necesidad de que definitivamente se defina con toda claridad y firmeza una política de inmigración de nacionales haitianos, que garantice la seguridad de la soberanía nacional, sobre todo en una fase en la cual en el vecino Haití se han socavado las bases de un Estado y de una República haitiana viables, por lo que el flujo migratorio sin control hacia Quisqueya constituye una seria amenaza.

¡Qué se defina, pues, una política migratoria!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba