Opinión

El PLD y Gonzalo: garantías de estabilidad y progreso

Por JOSE MANUEL CASTILLO BETANCES

La terrible pandemia que azota a la humanidad con más de cinco millones de infectados y más de 345 mil víctimas fatales, ha puesto en evidencia las capacidades y debilidades de los mandatarios y de los que aspiran a alcanzar el suelo presidencial en diversas latitudes.

Es así, como República Dominicana se encuentra entre un pequeño grupo de países que mejor se ha manejado ante la crisis de Covid-19, reconocido por la Organización Panamericana de la Salud, (OPS), lo que revela la estatura de gran estadista del presidente Danilo Medina, exhibiendo siempre ecuanimidad y luz en medio de la tormenta. Habiendo sido considerado por el ex presidente panameño Juan Carlos Varela, como “un modelo de estadista, cuyo liderazgo traspasa las fronteras de su país”.

Por su parte, el candidato del PLD Gonzalo Castillo ha exhibido su gran capacidad gerencial y de alta vocación de servicio al enfocarse magistralmente a servir a su pueblo en necesidad ante una pandemia que ha puesto de rodilla a las más grandes economías del mundo.

El candidato peledeísta como un hombre de acción ha sabido adecuar su plan de campaña articulando todo un plan maestro Covid-19, poniendo en evidencia su alta sensibilidad social y humana y su probada capacidad para dirigir en medio de procesos complejos y grandes dificultades provocada por la crisis de la pandemia.

Ante la correcta ofensiva de Gonzalo, para preservar y salvar vidas; algunos candidatos han sido remolcados por su impronta, teniendo que salir a dar el frente con algunas respuestas, pero las medidas que han tomado han evidenciado la improvisación y el bajo nivel gerencial de sus acciones.

La grandeza de Gonzalo Castillo frente a la pandemia se inscribe en su profunda convicción solidaria y en la mística de un PLD que ha sido el que más ha contribuido en la lucha por superar la desigualdad y la pobreza en la República Dominicana.

El PLD y Gonzalo como hombre de acción constituyen la garantía, para que continúe la estabilidad y el progreso en el país. Es crucial tomar en cuenta el momento que vive el mundo caracterizado por la más profunda crisis sanitaria y económica en las últimas décadas, con un nivel de desempleo de más de un 30%. Lo que amenaza con empujar a la pobreza a más 30 millones de personas en América Latina y El Caribe.

Ello, con lleva a ser cauto y no improvisar a la hora de elegir a sus gobernantes. Escoger el candidato que con sus acciones ha probado su capacidad y entrega ante la crisis, y el partido PLD, que ha probado en todos sus mandatos saber cómo hacer crecer la economía, restablecer el empleo y liberar al país de caer en una depresión que lo arrastre a una crisis sin precedentes.

Para que tengamos una idea de la magnitud de los que está en juego: ¿Podrían imaginarse la vida sin internet en medio de la pandemia?, ¿La vida sin energía eléctrica en medio de la crisis sanitaria?, o ¿Los anafes apagados por no haber donde comprar un cilindro de gas? Cambiar de rumbo en medio de una tormenta no es recomendable. Sigamos pues por el camino seguro, con la estabilidad y el progreso que garantiza el PLD y Gonzalo Castillo.

JPM

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar