Editorial

El reto de los vientos a favor

Editorial  Hoy

Las condiciones esenciales que hacen a República Dominicana un excelente destino turístico en el Caribe son respaldadas en este comienzo de año, y tras algunas sombras pasajeras, por iniciativas de inversión directa y por un concreto plan de expansión y creación de infraestructuras. El inicio de la construcción privada de un complejo hotelero, sin precedente, de 7 mil habitaciones, en Punta Cana, y la apertura del proceso para integrar a Bahía de las Águilas a las ofertas nacionales expresan confianza en el futuro de la industria turística. Cuando una actividad económica de tanta importancia cobra magnitud, también la cobran las funciones regulatorias que le son afines para preservar calidad en los servicios y consumos en expansión, el estado de los recursos naturales sometidos a una mayor intervención humana y evitar deterioros de entornos a instalaciones de interés por ocupaciones y usos urbanísticos inapropiados con casos pendientes de solución.

El auge del turismo, apreciado como joya, obliga al país a reafirmarse en las mejores regulaciones y métodos de control que sin restar espacio a la proverbial hospitalidad que se reconoce al dominicano, garanticen estadías confortables y buenas recepciones a los visitantes. Que los aspectos favorables que ya existen, incluyendo los de seguridad jurídica para propietarios, empleadores y asalariados, estén situados en un marco firme de permanencia.

No perderse en los detalles

Ningún peldaño del proceso electoral debe consumir más energía de la cuenta ni deben los organizadores y entes contenciosos empantanarse en las exageraciones de los quejosos. De quienes dirigen y juzgan es la capacidad de decir la última palabra. Y el tiempo apremia. No es esta una invitación a las subestimaciones. Sí a la decisión sumaria y racional de autoridades reconocidas como competentes.
Lo que procede es que los encargados de llevar la barca electoral a puerto seguro pongan atención a las objeciones sin perder de vista la significación y peso específico que cada caso entraña para el proceso y buscar salidas que no afecten el interés de otros muchos participantes que muestran suficiente conformidad con lo que se está haciendo. A eso se refiere el llamado a no perderse en los detalles.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba