Editorial

El salvataje electoral

La gente votó ayer para salvar el sistema democrático, aunque los niveles de abstención parece serán muy elevados.

Hubo un concierto de voluntades para reducir a su mínima expresión las dificultades que pudieran surgir en este proceso.

Como dijera el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, el proceso electoral de ayer no tenía margen de error.

El ciudadano, como de costumbre, votó de manera cívica y en un ambiente de tranquilidad que superó muchos otros procesos.

Se inició relativamente temprano en casi todas las mesas y la logística electoral funcionó como un reloj.

No se esperaba menos luego de la bochornosa suspensión de las elecciones del pasado 16 de febrero debido a deficiencias en el sistema para la utilización del voto automatizado.

Aún no sabemos a ciencia cierta qué impidió que se celebraran las elecciones el 16 de febrero, pero esperamos que la OEA cumpla su promesa de ofrecer los detalles de su investigación antes de las elecciones del 17 de mayo.

El proceso de votación de este domingo demostró lo mucho que los dominicanos valoran su democracia.

Ahora falta que se resuelvan, de manera institucional, los reclamos surgidos y que de inmediato nos aboquemos a preparar las elecciones presidenciales y congresionales que deberán celebrarse dentro de 60 días.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba