Editorial

El toque de queda

No es mala idea suavizar el toque de queda y bajar su vigencia de 7 de la noche a 6 de la mañana, pues todos saldremos beneficiados.

Se beneficiará la población que tendrá menos angustia de tener que abandonar sus actividades lícitas a media tarde para poder llegar a tiempo a los hogares.

Se benefician el comercio y los sectores productivos porque ahora tendrán unas horas más para producir y mejorar sus negocios y ganará el Gobierno porque con la mayor actividad que se generará en esas horas podrá recibir más impuestos, podrá dar más descanso al personal encargado de aplicar la medida y se comportará de manera más racional a los ojos de la gente.

Claro está: el cambio en el horario del toque de queda no es una licencia para la francachela, sino para quitar una excusa a los que siempre llegan tarde al cumplimiento de la ley. Las consecuencias de la violación al período especial deben ser más drásticas y su ejecución más estricta.

Dicen que la noche es más oscura cuando está a punto de amanecer. Ojalá eso sea lo que está pasando.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar