Belleza

Elabora un exfoliante anticelulitis con los posos del café

Qué necesitamos

Para prepararlo solamente tendremos que mezclar los posos de café con una base de aceite para que sea más fácil de aplicar y, de paso, nutrir la piel en profundidad. Recomendamos usar alguno de los siguientes:

Aceite de oliva: Este aceite es muy nutritivo, excelente para pieles secas.
Aceite de coco: Muy beneficioso para la piel, se absorbe con facilidad y deja una gran suavidad. Para todo tipo de pieles.
Aceite de almendra: Muy nutritivo. Aporta mucha elasticidad a la piel, lo cual ayuda a combatir también las estrías.
Aceite de sésamo: Nutritivo y calorífico, ideal para personas frioleras. Además, también ayuda a proteger la piel del sol de manera natural, para conseguir un bonito bronceado y evitar las quemaduras.

El aceite que elijamos debe ser extraído de primera presión en frío, para asegurarnos de que sea de buena calidad y mantenga sus propiedades intactas.
Añadiremos un poco de aceite, lo justo para cubrir los posos, sin excedernos.

¿Cómo lo usamos?

Debemos usar este exfoliante siempre en la ducha, siguiendo estos pasos:
Después de enjabonarnos, aclararemos con agua más bien caliente, para abrir los poros, pero durante poco rato. Con menos de un minuto es suficiente.
Todavía con la piel húmeda, nos aplicaremos el exfoliante anticelulitis en las zonas que deseemos tratar. Empezaremos siempre por la parte más alejada del corazón, siempre en dirección hacia él.
Masajearemos la piel de forma circular, con una intensidad media para que el exfoliante haga su función.
A continuación nos aclararemos la piel con agua y sentiremos como el aceite se queda en la piel.
Debemos acabar siempre con agua fría, en sentido también hacia el corazón, evitando siempre la cabeza.
Al secarnos lo haremos con suaves toques con la toalla para evitar quitarnos el aceite que tenemos en la piel.
Podemos hacer esta exfoliación dos o tres veces por semana.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba